Mundo #Refugees

El Aquarius llega al puerto de València después de navegar diez días desde Italia

La embarcación de la ONG Sos Méditerranée, toca tierra a las 10.45 horas. Organizaciones de ayuda humanitarias valoran positivamente la noticia, pero critican la situación de bloqueo para ejercer su trabajo que se vive en Europa.
| 17 junio, 2018 12.06
El Aquarius llega al puerto de València después de navegar diez días desde Italia
Personas migrantes buque Aquarius. Foto: @MSF_prensa

A las 6.35 horas de este domingo, El Dattilo, una nave de la Guardia Costera italiana que acompañaba al buque Aquarius, ha tocado tierra de València con las primeras personas rescatadas en el mar mediterráneo. Se trataba de aquellos hombres y mujeres en un estado de salud más vulnerable.

A partir de las 7.50 horas el Aquarius recorría las últimas millas para poner fin al periplo que las 600 personas migradas restantes han tenido que sufrir durante los últimos días. Para que la operación resultara satisfactoria, el navío de la ONG SOS Méditerranée ha contado con la ayuda de dos lanchas desplegadas por Proactiva Open Arms y el buque Orione de la Marina italiana.

Pese a que la distancia que tenía que recorrer el Aquarius era de apenas ocho millas, la embarcación ha permanecido varada durante más de dos horas por orden de la Guardia Civil frente el puerto de València. A las 10.45 horas el buque de la ONG de origen francés ha atracado finalmente.

Ante la llegada de las personas que viajaban a bordo del Aquarius, la Cruz Roja ha desplegado un importante dispositivo de ayuda humanitaria que cuenta con kits de primera necesidad y 15 toneladas de productos alimentarios. Así mismo se han dispuesto en el puerto de València 100 camas y un albergue con capacidad para 350 personas.

Sensaciones agridulces

En las declaraciones llevadas a cabo por distintas personas dedicadas al sector de la ayuda de personas migrantes se ha podido constatar un dejo agridulce. De este modo, Óscar Camps, director de Proactiva Open Arms, ha afirmado que “lo peor de que barcos como el Aquarius tengan que recorrer 900 millas para alcanzar un puerto seguro es que, mientras lo hacen, hay vidas que deberían estar salvando en el Mediterráneo y no pueden hacerlo”.

Su afirmación entronca con lo sucedido durante los últimos días en las costas del Estado español. Este sábado por la noche se contabilizaba que, desde el viernes 15 de junio, Salvamento Marítimo había rescatado a 986 personas que viajaban en 69 pateras. Cinco de las personas que viajaban fueron halladas muertas y como acto de repulsa ante dicho suceso, Migrar #EsUnDerecho ha convocado para el lunes 18 de junio cinco minutos de silencio en la Plaza España de Zaragoza.

Estas cifras pueden estar creciendo ahora mismo dado que con el buen tiempo los peligrosos viajes que llevan a cabo las personas que huyen de sus países por la guerra, las persecución ideológica, el clima o el hambre aumentan exponencialmente.

David Noguera, presidente de Médicos Sin Fronteras España ha apuntado, la mañana de este domingo, que “el desembarco es el final de un viaje largo” que deja “sensaciones contradictorias”. “Por un lado celebramos que las personas que hemos recogido en el Aquarius estén ya en un lugar seguro donde se les atiende de una forma digna (…) pero con una preocupación para el futuro de las operaciones de rescate en el Mediterráneo con los bloqueos de los puertos europeos que nos van a obligar a repensar la operativa y que sin duda es un evento muy negativo y un hecho más de una cadena de retroceso que solo hace complicar más y más las operaciones”, ha afirmado Noguera.

La reacción del ministro xenófobo

Tras conocerse la noticia de la llegada, al fin, de las 629 personas migrantes a València, el ministro del Interior italiano que se negó a acogerlas ha llevado a cabo nuevas declaraciones de corte racista en su cuenta de Twitter.

“El Aqurius desembarca en España. Por primera vez un barco que sale de Libia con destino a Italia atraca en un país diferente: una seña de que la cosa está cambiando, no somos los felpudos de Europa”, ha dicho Matteo Salvini.

El político de extrema derecha, además, ha dejado muy claro que seguirá con su político de rechazo a las personas que viven situaciones de crisis humanitaria. “Mientras el Aquarius navega hacia España, otras dos naves de ONG con la bandera de Holanda han llegado a la costa de Libia. Saben que Italia ya no quiere ser cómplice en el negocio de la inmigración ilegal, y tendrá que buscar otros puertos a donde ir”, ha señalado Salvini.

17 junio, 2018

Autor/Autora


Flickr
Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR