Entrevistas Culturas #economíasolidaria

Editorial Distinta: “Hemos tratado de llevar los beneficios de la economía solidaria al mundo de la autoedición”

María, editora, y Elvira, poeta y librera, son dos de las integrantes de la editorial Distinta. En una charla distendida y amena en la librería La Pantera Rossa, nos cuentan su proyecto, que intenta ser una alternativa en la autoedición.
| 18 julio, 2018 07.07
Editorial Distinta: “Hemos tratado de llevar los beneficios de la economía solidaria al mundo de la autoedición”
De izquierda a derecha, Elvira Lozano, María Arobes y Ana Moure, integrantes de la Editorial Distinta. Foto: Pablo Ibáñez

Contadme… ¿Qué es la editorial Distinta?

Elvira: La editorial Distinta surge desde la Pantera Rossa. A la librería se acercaban muchas personas pidiendo un espacio para presentar libros y muchas se habían autoeditado. Cuando hablabas con ellas sobre las condiciones que les habían impuesto, descubrías con mucha rabia que las habían estafado. Teníamos en mente intentar revertir eso porque perdíamos mucho tiempo explicando cómo funciona el mundo de la edición.

Además, el proyecto quiere promover la edición de autogestión. Poder publicar al margen de la cultura oficial, alentando otras prácticas como el “do it your selft”.

Era una mezcla de las dos cosas: intentar desmontar el chiringuito de las empresas que se aprovechan del desconocimiento del mundo editorial y crear una editorial de autoedición ética.

¿A qué os referís con editorial ética? ¿En qué es distinta la editorial Distinta?

E: El apellido “ética” tiene que ver con hacer una labor de asesoramiento diferente. En otras editoriales de autoedición ves libros poco atractivos porque las editoriales se desentienden una vez que el cliente paga por editar el libro. Nosotras queremos romper esa lógica mercantilista en favor del trabajo bien hecho. Proporcionar información al autor sobre cómo funciona el mundo editorial, asesorarle sobre cómo puede quedar mejor su libro, decirle cuántos libros puede editar en función de los libros que se van a vender. Darle consejos en su beneficio.

María: La editorial se diferencia básicamente en dos cosas. La primera es lo que ofrecemos y las condiciones. Una editorial de autoedición al uso lo que hace es que los autores paguen los costes de producción de su libro y una vez editado la editorial retiene los derechos del libro. El único derecho del autor es un porcentaje mínimo sobre las ventas. O sea, la editorial se apropia del libro. Para nosotras, el autor se hace cargo de los costes de producción, pero una vez terminado el libro, el libro es suyo y puede hacer con el lo que quiera.

Además, nosotras ofrecemos la posibilidad de tenerlo a la venta en la librería de la Pantera Rossa que es algo que otras editoriales no hacen. El autor sabe que además de una librería física dispone de un punto de venta online y puede decidir imprimir una tirada para venderlo dónde quiera o regalarlo o pegarle fuego. Esa es la gran diferencia: es más fácil que el autor recupere los costes del libro porque tiene todos los derechos sobre la venta y la reproducción. Nosotras le entregamos el PDF de la maqueta para que haga con él lo que quiera.

La segunda gran diferencia con respecto a las editoriales de autoedición son el tipo de relaciones que queremos establecer con los autores. Una relación de cuidado, de transparencia, de asesoramiento y de acompañamiento. Podemos decir al autor que su libro tal y como nos llega no va a funcionar, pero si invertimos en un trabajo de corrección o en enfocar el contenido de otra forma o cambiarle determinadas cosas, la calidad del libro va a mejor y eso es un trabajo que a nosotras no nos reporta ningún beneficio salvo que el trabajo esté bien hecho. Queremos que el libro aporte algo al mundo editorial. El mundo editorial está saturado, pero si vas a editar tu libro, al menos hazlo bien.

Además, invitamos a los autores a que adquieran también un compromiso ético con una serie de valores que le mostramos. No se los imponemos, pero al menos hacemos una labor de difusión de cara a gente que no está sensibilizada con el tema de la cultura libre, el lenguaje inclusivo o la impresión ecológica. Lo único innegociable es la publicación del libro en software libre. Los animamos a usar un lenguaje inclusivo que no tiene por qué ser transgresor si esa persona no se siente cómoda, como es el caso del primer libro que hemos sacado que no usa el femenino inclusivo, pero sí un lenguaje que no es machista.

Luego le ofrecemos presupuestos de impresión ecológica por si lo puede asumir. Aunque no lo haga, le evidenciamos que el mundo del libro es algo que atenta contra el medioambiente.

¿Qué opináis de la visión que hay sobre la autoedición?

E: Hemos tratado de llevar los beneficios de la economía social al mundo de la autoedición. En principio es un experimento porque si tú te autoeditas, tú te lo guisas y tú te lo comes, pero gran parte de las empresas van a aprovecharse. Llevamos unos valores de la economía social a un terreno en el que normalmente se estafa y se abusa de los y las autoras.

Hay cierto rechazo a la palabra autoedición, porque se presupone que cuando alguien se autoedita no tiene suficiente calidad, lo que la mayoría de la gente no sabe es que muchas editoriales reconocidas y de prestigio, cobran por publicar. Hay una perversión detrás de parte del mundo editorial.

M: Además de pagar, luego están las relaciones de contactos. Hay muchos autoras y autores que publican porque tienen contactos y eso no significa que su obra vaya a ser mejor que otra de alguien que no encuentra editorial por ninguna parte. Hay mucho complejo en reconocer que un autor paga su obra.

¿Cómo es el mundo editorial?

M: Hay una especie de postureo cultural y parte de nuestra ilusión es romper o transformar ese mundo viciado. Lo mismo sucede con los trabajadores y trabajadoras. Yo vengo de trabajar en el mundo editorial y se aplica el entusiasmo del que hablaba Remedios Zafra: Tu no te quejes porque eres una privilegiada que esta haciendo lo que le gusta.

Entiendo que empezasteis con esto para luchar contra esa forma de editar y vender libros…

E: Más bien de ofrecer una forma alternativa a la autoedición. Si que es cierto que teníamos un referente que estaba haciendo esto, en el pueblito de Lakabe en Navarra. Tienen una editorial al uso que se llama Huts Editorial, que significa vacío, y tenían otra línea de autoedición Amaigabe que proponen algo parecido a lo que hacemos nosotras.

Nos dimos cuenta de que era interesante que existieran alternativas de autoedición locales. Poder trabajar en persona con los autores. Lo interesante sería crear una red en cada territorio.

¿Cuántos meses lleváis con el proyecto?            

M: Desde principios de año. El primer proyecto ha sido “Rumañín”. Fue una autora de Fuentes de Ebro que tenía un cuento y tenía como referencia la Pantera Rossa como un sitio que le gustaba. Hemos ido dialogando con ella y el proceso ha sido muy bonito. Le planteamos el tema del lenguaje inclusivo y jamás se le había pasado por la cabeza que el lenguaje fuera machista. Le hemos planteado lo de la impresión ecológica y jamás se le había pasado por la cabeza imprimir de otra forma. Lo mismo con registrar el libro con Creative Commons. Ha sido muy bonito encontrar una persona que no tenía ninguna relación con la economía social y solidaria y que de repente se ha embarcado en nuestro proyecto con muchísima ilusión.

Este es el primer proyecto consolidado y luego hay proyectos que están gestándose a ver si se terminan de asentar. Me doy cuenta de que estamos planteando a la gente cosas que jamás se había planteado. Se acerca a nosotras más gente que quiere publicar un libro que gente sensibilizada con los valores de la economía solidaria. Creo que estamos haciendo una labor que quizás no se ejecuta tanto en libros publicados sino en conversaciones.

Desde que se inventó el libro no se ha inventado cosa igual. Es un objeto cuyo manejo es sencillo, una herramienta de transformación cultural y mental en la que intervienen un montón de personas. La gente se piensa que hacer un libro es mandarlo a la imprenta, pero antes de mandarlo a la imprenta hay muchos pasos que hay que cuidar.

¿Cómo os encargáis de la distribución de los libros?

E: Lanzamos el proyecto y hemos descubierto que la gente necesita poner su libro en canales de distribución real. “Rumañín” está en varias librerías de Aragón. También es cierto que ofrecemos la posibilidad de distribuir la obra a aquellos trabajos que tienen posibilidades. En el caso de “Rumañín” se trata de un libro infantil bilingüe rumano-castellano y nos pareció algo que puede funcionar sobre todo en Aragón.

En el sentido de la distribución también hay muchos mitos en el mundo tradicional de las editoriales. Te venden que tu libro va a estar en Amazon, pero la realidad es que Amazon tiene catálogo online de todo lo que se publica… aunque no quieras tu libro saldrá en Amazon. Lo difícil es que no salga allí. Antes incluso de sacar “Rumañín” ¡ya estaba en Amazon! Son plataformas que absorben los ISBN y los publican automáticamente

¿Cómo será el futuro de la Distinta?

M: Al tener en marcha una infraestructura con una editora, queremos aprovechar para lanzar otra línea editorial al uso relacionada con libros críticos. Hemos detectado que en Aragón faltan editoriales de ensayo crítico como en Madrid, Barcelona o Andalucía. Obviamente sin cerrarnos a formatos: poesía, cómic, novela…

¿En el caso de la autoedición os cerráis a algún género?

M: No, en este caso no. Claro que si el contenido del libro va en contra de nuestros valores no lo publicamos. No vamos a publicar un libro racista o machista, por ejemplo.

E: O sea si viene Pío Moa…

M: ¡Claro, sin llegar a este extremo! Si detectamos algo que está en contra de lo que nosotras mantenemos, no vamos a decir que sí simplemente por trabajo…

¿Qué título os gustaría editar?

E: Cualquier libro que le cambie la vida a alguien para bien. Hay libros que recordamos por cómo nos han cambiado.

M: A mí me gustaría editar un libro que nunca hubiera sido editado si yo no me hubiera acercado a él y que aportara algo. Hay mucha gente que carece de la necesidad de ver su escritura reconocida en un libro, pero lo que escribe tiene mucho valor.

E: ¡Un libro escrito por mi gato!

M: ¡Eso será en otra editorial!

Risas

18 julio, 2018

Autor/Autora

Integrante del Consello d'AraInfo. @AlbertAlexan


Flickr
Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR