PORTADA Economía #remunicipalización

Ecociudad y PSOE de Zaragoza, una pareja muy bien avenida

La sociedad municipal es responsable de las Estaciones Depuradoras de Aguas Residuales de La Cartuja y de L’Almozara, la planta de fangos de Casablanca, la limpieza del alcantarillado, y de las obras de conservación y mantenimiento vinculadas al saneamiento y depuración de aguas
| 30 septiembre, 2016 07.09
Ecociudad y PSOE de Zaragoza, una pareja muy bien avenida
Foto: iAGUA

La historia sobre la gestión privada del agua en Aragón no se puede entender sin la presencia de Ecociudad. Esta sociedad mixta de control municipal y con mayoría de capital 100 % público, fue creada en el año 2012 bajo el mandato del socialista Juan Alberto Belloch. El papel de Ecociudad residía, y reside, en su capacidad para desarrollar los contratos de servicio en la gestión del saneamiento y depuración de aguas en Zaragoza. Es decir, la sociedad municipal es responsable de las Estaciones Depuradoras de Aguas Residuales de La Cartuja y de L’Almozara, la planta de fangos de Casablanca, la limpieza del alcantarillado, y de las obras de conservación y mantenimiento vinculadas al saneamiento y depuración de aguas.

Al frente de Ecociudad se sitúa como gerente, Miguel Ángel Portero Urdaneta. Cargo que ostenta desde el año 2002, cuando se creó la sociedad Ecociudad Zaragoza SAU, sociedad municipal que desarrolló la actuación urbanística denominada “Ecociudad Valdespartera” (9687 viviendas de protección pública proyectadas en Zaragoza bajo criterios de sostenibilidad medioambiental). Si hacemos un repaso por la gestión de este Licenciado en Derecho, Técnico de la Administración Pública y Técnico Urbanista, y gerente de Ecociudad durante todos los años en los que Belloch estuvo en la alcaldía de Zaragoza, solamente durante estos dos últimos años, podemos decir que dicha gestión ha sido más bien nefasta.

La sanción a la UTE Depuradora de la Cartuja (UTEDEZA) por incumplimientos en los índices de depuración del agua en el año 2015 por valor de 278.000 euros, los continuos incumplimientos por parte de la UTE de Alcantarillado de Zaragoza (Aqualogy Medioambiente, Socamex e Ideser), la renegociación –sin contar con el conocimiento del Consejo de Ecociudad y por lo que posteriormente Portero fue juzgado por falsedad documental- de las mejoras que tenía que llevar a cabo la empresa Drace en la depuradora de L’Almozara y todo lo acontecido con dicha empresa en lo que a graves incumplimientos del contrato se refiere, Miguel Ángel Portero, al ser la persona encargada de supervisar el funcionamiento de las citadas empresas adjudicatarias, debería dimitir sin ningún genero de duda.

Uno de los aspectos, cuanto menos curioso, de la labor realizada por Ecociudad hace referencia a la reciente polémica surgida respecto al reclamo, por parte de dicha sociedad, del pago de unas facturas por valor de 595.828,04 euros y que corresponden al amueblamiento del Centro Urbano Sostenible (CUS) en Valdespartera. Así pues, Ecociudad solicita al ayuntamiento de Zaragoza el pago de esas facturas, curiosamente, seis años después de ejecutarse presuntamente, ya que el ayuntamiento no tiene constancia del encargo esos gastos a Ecociudad, y cuatro años después de que las facturas se registraran en el consistorio. Es decir, durante los años 2012, 2013 y 2014 no se exigen esos pagos por parte de Ecociudad, se piden en el año 2015 y con Zaragoza en Común ya en el gobierno. Pero aún hay más. Otra vez, casualidades de la vida, el reclamo coincide el mismo día -7 de octubre de 2015- en el que Alberto Cubero, consejero de Servicios Públicos y Teresa Artigas, concejala de Medio Ambiente y Movilidad, realizan una visita sorpresa a las instalaciones de la Planta Recuperadora de Fangos de Casablanca (PRA) para comprobar de primera mano si la empresa Drace continúa incumpliendo los pliegos del contrato.

Otro caso que sirve para demostrar la buena relación que mantienen Ecociudad y el PSOE de Zaragoza, es el caso del director del área Técnica de dicha empresa, José Ignacio Castrillo Fernández, el cual comenzó a trabajar en esta sociedad municipal en abril de 2104. Castrillo, desarrolló su labor como jefe de Obra y gerente de la empresa Acciona desde septiembre de 2002 hasta marzo de 2014, es decir, un mes después entra a formar parte como director Técnico de Ecociudad. El 18 de julio de 2014, se reúne en el ayuntamiento de Zaragoza la Mesa de Contratación de la que forman parte, como presidente Carlos Pérez Anadón (PSOE); Miguel Ángel Portero, gerente de Ecociudad; Raúl Ariza y Luis Jiménez Abad como vocales; Javier Notivoli, interventor general y Luis Vela, Técnico Jurídico de Ecociudad. Asisten también con voz pero sin voto, Jorge Azcón (PP) y Juan Martín (CHA). El objetivo de la reunión de la Mesa de Contratación es la adjudicación de unas obras para realizar el proyecto “Protección del colector de margen izquierda del río Galligo, a la altura de la Montañanesa”. A la licitación se presentan nueve empresas, entre las que se encuentra Sumelzo Sociedad Anónima. Pero esta empresa se queda fuera del concurso por la aplicación de lo que se conoce como ‘baja temeraria’, que consiste en la disminución de la oferta económica por debajo de unos estándares aceptables que se consideran básicos para mantener la calidad de las obras.

Cuatro días después de quedar esta empresa fuera de la licitación, el 22 de julio de 2014, la mesa de Contratación vuelve a reunir a todos sus miembros, con la incorporación, sin voto pero con voz, de José Ignacio Castrillo. El objetivo de la reunión consiste en la revisión de los informes presentados por el licitador de la empresa Sumelzo SA, y con los que intenta rebatir la retirada de su oferta por ‘baja temeraria’. A este respecto, el director Técnico, Ignacio Castrillo señala que la empresa dispone de amplia maquinaria en propiedad, circunstancia que le permite conocer los rendimientos en este tipo de trabajos. El director Técnico además manifiesta que Sumelzo SA puede realizar dichas obras al ser éstas de baja dificultad técnica y fácil ejecución. Unos argumentos que al parecer convencen a la Mesa de Contratación y finalmente se adjudican las obras por valor de 99.120,86 euros a la empresa Sumelzo SA.

Lo curioso es que los argumentos no se pueden tildar precisamente de sólidos para convencer a una Mesa de Contratación. Ello implica que las demás empresas no conocen el rendimiento que obtienen con su propia maquinaria a la hora de presentar sus ofertas, y la empresa Sumelzo SA, parece que sí. Ignacio Castrillo llevó a cabo esta defensa de la empresa de Exeya d´os Caballers –localidad natal del presidente del gobierno de Aragón, Javier Lambán- sólo tres meses después de entrar a trabajar en Ecociudad. Un dato sin duda llamativo, el que en tan poco tiempo fuera capaz de modificar la decisión tomada por la Mesa de Contratación del ayuntamiento de Zaragoza. Además, cabe señalar que Castrillo fue también una de las personas que, al igual que Miguel Ángel Portero, aparece como firmante de las polémicas actas por las que Drace sustituía las mejoras ofertadas en el contrato de la depuradora de L’Almozara, y que llegó hasta el juzgado por falsedad documental.

Con todo esto, quizá se pueda entender en parte la intención que tiene el partido municipal socialista de votar en contra de la remuncipalización de las depuradoras. Pero al mismo tiempo, y dentro de la guerra civil que se está viviendo en estos momentos dentro del PSOE a nivel estatal, ésta se presenta como una oportunidad única para que los socialistas del ayuntamiento de Zaragoza se sitúen de parte de la ciudadanía, en vez de parte de los intereses de las empresas privadas. También, cabe recordar, que en palabras del entonces vicealcalde de Zaragoza, Fernando Gimeno, en el momento en el que se creó Ecociudad Zaragoza, ésta supondría “una mejora notable en la eficiencia, ya que se reducen costes de operación, mantenimiento, control y administración sin merma de la calidad”. Ni que decir tiene, que si en estos momentos la remunicipalización de las depuradoras suponen un ahorro de 500.000 euros, tal y como demuestran los informes técnicos y económicos presentados por el ayuntamiento de Zaragoza, frente a la licitación, y además garantiza la subrogación de los trabajadores con las mismas condiciones, es decir, mismo horario, mismo salario, misma categoría profesional y misma modalidad contractual, no cabe ninguna duda, que aunque simplemente fuera por principios y por coherencia política, el partido socialista del ayuntamiento de Zaragoza debería de votar a favor de la remunicipalización este viernes día 30.

30 septiembre, 2016

Autor/Autora

Integrante del Consello d'AraInfo. @mr_belbedere


Flickr
Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR