Altavoz

Día Internacional de Defensa de los Derechos Sexuales y Reproductivos de las mujeres

Este año la Coordinadora de Organizaciones Feministas ha querido poner el acento en la maternidad subrogada y ha remarcado la mercatilización de la capacidad reproductiva de las mujeres: “Esto se ve claramente en su carácter internacional y en toda la industria que se ha creado en torno a ella”
| 28 septiembre, 2017 07.09

En la defensa de la igualdad y la diversidad entre los géneros, sexos e identidades la Coordinadora de Organizaciones Feministas de Zaragoza vuelve a alzar su voz para decir “YO DECIDO” y señalar la importancia del ámbito de la sexualidad en la creación de las condiciones para una vida digna. En la articulación entre los derechos individuales y las condiciones sociales que permiten el ejercicio de esos derechos encontramos la satisfacción de los mismos.

Para ello, hay que reconocer las necesidades específicas de salud sexual y reproductiva que se presentan en relación al ciclo vital, a los diferentes tipos de intersexualidad, de identidad, diferencias de clase, etnia, cultura, religión, diversidad funcional, entre otras. Pero también hay que reconocer y trabajar sobre las relaciones de poder entre hombres y mujeres que sustenta el patriarcado en el ámbito de la sexualidad y reproducción como un punto de partida para facilitar el ejercicio de los derechos reproductivos.

Por ello volvemos a demandar que es necesario romper la división público/privado para que los derechos de las mujeres, de las personas trans y las personas intersexuales se tengan en cuenta en el desarrollo de las políticas públicas. Conseguir que los derechos sexuales y reproductivos sean derechos constitucionales es un camino para garantizar la equidad entre las personas.

Además seguimos denunciando que en julio de 2015 el Partido Popular volvió a atacar a los derechos de las mujeres aprobando la reforma de ley de salud sexual y reproductiva y de interrupción voluntaria del embarazo, que prohíbe a las menores de 18 años abortar sin el consentimiento de sus padres, madres o tutores. Desde la Coordinadora vemos esto como un consuelo a su electorado más rancio y retrógrado, furioso tras la paralización de la reforma del ex-ministro Gallardón. También lo vemos como innecesario ya que el 90% de las chicas que van a abortar lo hacen acompañadas de sus progenitores. Por lo tanto, esta prohibición de las mujeres menores de edad a decidir sobre sus propios cuerpos, aboca a ese 10% directamente a la marginalidad y exclusión social. Aunque se trata de un colectivo pequeño es altamente vulnerable y aunque pueden pedirlo por vía judicial, existe una gran laguna legal. La contrarreforma no establece plazos de urgencia en el procedimiento legal para evitar que cuando haya dictamen judicial la menor ya haya sobrepasado las 14 semanas de embarazo. Tampoco sabemos la información ni protección que tendrán las menores si optan por ésta opción, y siendo realistas, ninguna chica de 16 años llevará a su padre o madre a juicio para poder abortar, siendo que además el sistema judicial no le da ninguna garantía. Si está decidida a ello optará por la clandestinidad poniendo en riesgo su vida.

Para terminar y respecto a los vientres de alquiler, la Coordinadora quiere denunciar y poner el foco en ciertos elementos que atentan contra las mujeres:

El primero es el carácter de mercantilización que supone la posibilidad de poder comprar la capacidad reproductiva de las mujeres y que condiciona a las mujeres de la clase trabajadora, y sobre todo a las que viven en situaciones de pobreza y exclusión y que necesitan vender sus capacidades para poder sostener su vida y la de su entorno. Esto se ve claramente en su carácter internacional y en toda la industria que se ha creado en torno a ella.

Para continuar queremos poner de relevancia que los derechos sexuales y reproductivos no pueden ser abolidos o renunciar a ellos mediante un contrato, la capacidad de la mujer para decidir sobre su cuerpo y su maternidad no se puede poner en suspenso.

Y por último, recordar en el debate que se está produciendo en nuestra sociedad, que ser padre o madre no es un derecho si no un deseo y que queremos escuchar las voces de las mujeres gestantes, pues otra vez ellos hablan por ellas.

Por todo esto, estamos en contra de cualquier propuesta de regular actuaciones que atenten contra los derechos de las mujeres aquí y en cualquier lugar del mundo.

28 septiembre, 2017

Autor/Autora


Flickr
Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR