Subportada Política

Desiderata ha visto reducidos sus ingresos y facturación desde que Zaragoza en Común está en el Gobierno municipal

Se contradice de esta forma, la denuncia lanzada por el concejal del Partido Popular, Jorge Azcón, el pasado 23 de noviembre en la que éste afirmaba todo lo contrario, que la empresa de la exsocia de Arantza Gracia había “disparado” su facturación gracias a “un trato de favor” por parte de Zaragoza en Común
| 28 noviembre, 2017 12.11
Desiderata ha visto reducidos sus ingresos y facturación desde que Zaragoza en Común está en el Gobierno municipal
Ayuntamiento de Zaragoza. Foto: Pablo Ibáñez (AraInfo)

El pasado 23 de noviembre, el concejal del Partido Popular, Jorge Azcón, denunciaba en determinados medios de comunicación que Elena del Diego, exsocia de Arantza Gracia, concejal de Zaragoza en Común, había “disparado” su facturación al Ayuntamiento de Zaragoza en los dos últimos años y lo calificaba como “un caso de trato de favor más” por parte de la formación municipal.

En dicha información se ofrecían datos que además de no ser ciertos, pues se pueden consultar en la sección de Transparencia de la web del Ayuntamiento de Zaragoza –cosa que antes no se podía hacer-, indican que tanto la facturación como los ingresos de Desiderata Proyectos Culturales –sociedad civil- han disminuido desde el año 2015, momento en el que Zaragoza en Común entra al Gobierno municipal.

De esta forma, en el año 2015, momento en el que Arantza Gracia se desvincula por completo de la empresa y ya con Zaragoza en Común en el gobierno, Desiderata facturó al Ayuntamiento de Zaragoza 10.011 euros; en el año 2016, 10.486,74 euros; y en el año 2017, 9.129 euros. Datos que contradicen sobremanera la información aportada por el concejal del Partido Popular.

Cabe destacar, que durante el año 2014, bajo el Gobierno Socialista de Juan Alberto Belloch, y también en años anteriores -desde 2007 a 2013-, Desiderata trabajaba con Zaragoza Cultural e ingresó 10.569,81 euros a través de esta sociedad municipal por actividades didácticas que realizaba en los museos de la capital aragonesa. Esta cantidad, sumada a los 5.377 euros facturados al Servicio de Educación por la realización de unos talleres, hacen un total de 15.946,81 euros, cifra en la que el concejal del Partido Popular se basa para realizar su denuncia.

Pero si además nos remontamos a los años 2012 y 2013, las cantidades facturadas al Consistorio zaragozano por Desiderata son de 27.292,5 y 22.986, 36 euros respectivamente. Unos datos que vuelven a dejar en entredicho lo afirmado por el concejal Popular, ya que superan ampliamente lo facturado por dicha empresa durante los años 2015, 2016 y 2017.

Para Elena del Diego, en estos datos “se evidencia que desde 2007 he prestado diversos servicios culturales al ayuntamiento, con independencia del signo político que lo regentaba en cada momento, y que dichos ingresos únicamente se incrementaron en los años 2012 y 2013, por el aumento de trabajo, viéndose disminuidos precisamente a partir de 2015, momento en el que Arantza Gracia se desvinculó por completo de la empresa”.

“Todos los servicios prestados -continúa explicando Del Diego-, han sido contratados mediante los procedimientos establecidos, valorando mi capacidad de trabajo y trayectoria, con el respaldo de los funcionarios, tanto técnicos como administrativos que han confiado en mí la ejecución de proyectos en los diversos servicios, y a los que desde aquí agradezco su transparencia y profesionalidad”.

Y finalmente aclara, “igualmente como muchos profesionales independientes de la cultura, he concurrido a convocatorias de ayudas públicas para llevar a cabo proyectos culturales, en concreto he recibido en 2016 y 2017 una ayuda de la Sociedad Municipal Zaragoza Cultural para ejecutar el proyecto Opendoor ZGZ”.

“La elección de las mismas está respaldada por una mesa de valoración, así como por una comisión técnica formada por cuatro expertos en cultura, profesionales a los que se debe un respeto y cuyo cometido es valorar objetivamente cuáles son los mejores proyectos”, matiza Del Diego.

Por otro lado cabe señalar que, tal y como afirma la portavoz de Zaragoza en Común, Maribel Martínez en un artículo publicado en Eldiario.es este pasado domingo, que la concejala Arantza Gracia no interviene de ninguna forma en la contratación de este tipo de servicios, ya que no se encuentra entre sus funciones la selección o supervisión de este tipo de facturas con importes menores. “Los encargos los hacen los técnicos, quienes determinan qué empresas prestan los servicios de acuerdo a su profesionalidad, la calidad de los trabajos y los presupuestos ofrecidos”, subraya la portavoz de ZeC.

En definitiva, el concejal del Partido Popular, Jorge Azcón, la misma persona que ha provocado con su recurso ante el Tribunal Administrativo de Contratos Públicos de Aragón (TACPA) la paralización del Servicio Bizi en numerosos barrios zaragozanos, y que pertenece a un partido con más de 800 personas imputadas por casos de corrupción, lanza esta falsa denuncia poniendo así en marcha la conocida como “máquina del fango” -estrategia que tiene como objetivo la utilización de los medios de comunicación para desprestigiar al adversario político-.

Ahora, sólo cabe esperar que estos medios de comunicación que dieron voz al concejal del Partido Popular, rectifiquen su error de igual forma y manera que lo hicieron anteriormente con la información publicada. Un derecho, el de rectificación, que figura en la legislación y en los diferentes códigos de autorregulación vigentes. Aunque ya se sabe en estos casos, “calumnia, que algo queda”.

28 noviembre, 2017

Autor/Autora

Miembro del Consello d'AraInfo. @mr_belbedere


Flickr
Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR