Movimientos

Denuncian el fallo del Tribunal Constitucional a favor de la segregación por sexo como otro ejemplo de “justicia machista”

La Coordinadora de Organizaciones Feministas de Zaragoza defiende que la lucha contra la discriminación de la mujer hace imprescindible que en la escuela se impartan conocimientos científicos y valores humanos y "no doctrinas que afianzan el patriarcado y estigmatizan a la mujer”
| 11 mayo, 2018 10.05
Denuncian el fallo del Tribunal Constitucional a favor de la segregación por sexo como otro ejemplo de “justicia machista”
Patio del Colegio Montearagón.

El pasado mes de febrero, el Tribunal Supremo sentenciaba al Gobierno de Aragón a pagar al colegio Sansueña y al Montearagón de la capital zaragozana, las subvenciones que se les habían denegado en su día por ser centros que segregan por sexo. El desembolso al que se va a ver obligado el Gobierno territorial superará los tres millones de euros. Tres millones más de euros que irán a parar a centros privados que “segregan por la ideología religiosa de los progenitores, por la situación económica y social y ahora también por sexo”.

“Por si alguna pensábamos que el Tribunal Constitucional podría revocar este fallo y mostrarse a favor de la no discriminación de la mujer y de la educación pública e integradora, este mes de abril hemos presenciado como 8 de los 12 magistrados que lo componen, declaraban que la educación segregada por sexos no causa discriminación, es respetuosa con la Constitución y que los centros privados que la practican tienen tanto derecho como cualquier otro a recibir subvenciones públicas”, aseveran desde la Coordinadora.

En su opinión, “estos centros que separan a los niños de las niñas desde su más tierna infancia pertenecen en su inmensa mayoría a sectas ultracatólicas como el Opus Dei”. “En sus páginas web argumentan que apuestan por la enseñanza individualizada, que pasa en primer lugar por separar a los niños de las niñas, porque según supuestos estudios científicos, los niños y niñas, por el mero hecho de su diferente sexo, aprenden de diferente manera”, añaden.

“Que estos estudios sean más que dudosos y que hayan sido desmentidos en multitud de ocasiones no parece preocuparles. Tampoco les preocupa que lo que sí está demostrado es que la segregación por sexo produce un afianzamiento de los estereotipos sexistas en los que la mujer es siempre un ser complementario e inferior al varón en todos los aspectos de la vida”, subrayan.

A juicio de la Coordinadora, “estos centros llevan a la práctica la doctrina de su fundador José María Escrivá, según el cual las mujeres y los hombre deben formarse de forma separada porque era eso lo que Dios le pidió y además esa separación es uno de sus elementos más esenciales”.

“Tan esencial como son la culpabilización del placer sexual –continúan explicando-, incluso dentro del matrimonio, la defensa a ultranza de la familia tradicional en la que la mujer queda relegada al papel de madre, siempre dedicada a ser complemento del hombre y nunca agente de su propia vida, y donde parirá y criará todos los hijos que Dios le envíe, ya que utilizar métodos contraceptivos eficaces te condena para toda la eternidad”.

“La Lomce, la Ley educativa del ministro Wert, y las sentencias de tribunales sazonados de jueces y magistrados del Opus, han dado sus bendiciones para que el dinero de todas se detraiga de una escuela pública cada vez más escuálida y carente de medios, y se destine a estos centros que imparten una educación misógina fomentando los estereotipos machistas y la desigualdad”, recuerdan desde la Coordinadora de Organizaciones Feministas de Zaragoza.

Defienden además que la lucha contra la discriminación de la mujer hace imprescindible que la escuela sea “pública y laica, donde la educación sea feminista y se impartan conocimientos científicos y valores humanos y no doctrinas que afianzan el patriarcado y estigmatizan a la mujer”.

“La violencia machista se combate con formación y conocimientos en igualdad, con chicos y chicas que conviven en el aula y aprenden a resolver sus conflictos de forma pacífica, donde cada persona pueda desarrollar sus potencialidades sin que quepa ninguna discriminación ni cortapisa por su origen, sexo, religión, o cualquier otra condición social o individual”, argumentan.

Del mismo modo, “cuando la segregación y este adoctrinamiento diferenciado no son considerados discriminación por los tribunales, nos vuelve a plantear que tipo de justicia tenemos y como nos podemos defender de ella. Demasiadas noticias todos los días de sentencias que refuerzan los prejuicios machistas”, lamentan.

La Coordinadora de Organizaciones Feministas de Zaragoza denuncia esta sentencia como un “claro ejemplo de justicia machista” y exige medidas que modifiquen esta situación como “única garantía de un verdadero Estado democrático”. “Así como, una apuesta decidida por la educación laica y feminista, donde el dinero de todas vaya a parar a la Escuela de todas, la Escuela Pública”, concluyen.

11 mayo, 2018

Autor/Autora


Flickr
Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR