Movimientos

CUT denuncia la “insostenible situación” del Taller en la empresa Avanza Zaragoza

Desde el sindicato aseguran que “tal es la situación actual de desidia en el mantenimiento del parque de autobuses urbanos, que las unidades usadas y obsoletas, cuya incorporación a la flota de Avanza Zaragoza se preveía inicialmente como temporal, pasa por ser definitiva y, según parece, van a continuar prestando servicio por nuestras calles”
| 16 mayo, 2018 12.05
CUT denuncia la “insostenible situación” del Taller en la empresa Avanza Zaragoza
Foto: AZ

Desde el sindicato CUT denuncian, “una vez más, la penosa situación” en la que se encuentra la sección de Taller en la empresa que gestiona el servicio de autobús urbano de Zaragoza. “A la carencia de medios materiales y los escasos recursos formativos que la empresa destina a los trabajadores del Taller, se une la paulatina y alarmante disminución del personal encargado del mantenimiento y la reparación de los autobuses”.

“Estos hechos se traducen en una acumulación de averías que provocan que los autobuses de la flota salgan diariamente a duras penas de las cocheras municipales, precisando asistencia durante las horas de servicio o, directamente, quedando varados por las calles, para posteriormente ser remolcados hasta los talleres”, lamentan.

“A esto se añade que la carencia de vehículos hace que no todo el servicio diario pueda salir a la hora establecida a la calle, y que en líneas en las que deberían prestar servicio autobuses articulados, haya autobuses normales, provocando una disminución en la oferta del mismo, lo que se traduce en demoras, aglomeraciones y aumento de frecuencias, con la consiguiente pérdida de calidad y perjuicio al ciudadano”, subrayan.

Asimismo, desde el sindicato denuncian que la “lamentable situación” que se está viviendo en la empresa, hace que las averías se acumulen y haya autobuses -como por ejemplo las unidades de 12 metros 4580 y 4607, de una antigüedad de 14 y 11 años respectivamente, o las unidades articuladas 4071 y 4908, de 15 y 11 años-, entre otros incluso de menor antigüedad, “lleven semanas y en algunos casos meses, parados en cocheras y pendientes de reparación”.

“Tenemos que tener en cuenta que el tiempo que estos vehículos permanecen averiados y parados, cuando tendrían que estar prestando servicio, supone un gasto para el Ayuntamiento, y por extensión, para todos los zaragozanos, ya que el Ayuntamiento se ve en la obligación de seguir pagando la amortización de un material que no está cumpliendo su cometido, y el que paga los autobuses que la empresa inicialmente compra, a lo largo de su vida útil, es decir, durante los años en los que tienen que prestar servicio”, advierten.

“La situación ha llegado a tal nivel –continúan explicando-, que hace unos meses el Ayuntamiento se vio obligado a encargar a la empresa concesionaria Avanza Zaragoza la compra de autobuses de segunda mano, vehículos de 12 años que estaban ya retirados en la ciudad de Vigo y que pertenecían al mismo Grupo Avanza, por los que el ayuntamiento pagó a Avanza Zaragoza una cantidad superior a los 100.000 euros”.

“Pues bien, algunos de esos vehículos -como por ejemplo los microbuses 4711 y 4712, o la unidad articulada 4082-, se encuentran asiduamente en el Taller, teniendo que ser reparados de sus múltiples averías, sin olvidar que algunas de las otras 5 unidades de 12 metros, en su corto bagaje por Zaragoza, ya han tenido también que ser reparadas por sus problemas en la suspensión o las puertas”, recalcan.

Desde CUT aseguran que “tal es la situación actual de desidia en el mantenimiento del parque de autobuses urbanos, que estas unidades usadas y obsoletas, cuya incorporación a la flota de Avanza Zaragoza se preveía inicialmente como temporal, pasa por ser definitiva y, según parece, van a continuar prestando servicio por nuestras calles”.

En su opinión, “la ingente acumulación de averías a las que, pese a su abnegación y profesionalidad, la escasa plantilla de mecánicos no es capaz de hacer frente, hace que algunos autobuses tengan que ser trasladados a talleres externos de otros lugares, lo que provoca un incremento en el costo de las reparaciones que, nuevamente, repercute en el bolsillo de todos los zaragozanos”.

Por otra parte, y en relación a la llegada hace unos meses de una tanda de autobuses híbridos de nueva tecnología, desde el sindicato se congratulan y apoyan la incorporación de energías limpias al transporte urbano. Sin embargo, “lamentablemente” la plantilla denuncia, por un lado, que la formación en cuanto a su manejo y reparación “no ha llegado todavía a un importante número de empleados, tanto conductores como mecánicos, a pesar de que dichos vehículos ya llevan meses prestando servicio en la calle”.

Mientras que por otro lado, se temen que el retraso en la incorporación de estas unidades que tenían que sustituir a otras ya caducadas, “ha podido formar parte de una maniobra deliberada de la concesionaria Avanza Zaragoza, para endosar al Ayuntamiento una elevada partida de gasto -ya que estas unidades son económicamente más costosas que otros autobuses convencionales-”.

Todo ello en un momento en que la concesión de la contrata se encuentra “en entredicho” y pendiente de la inminente resolución de un recurso por parte del Tribunal Supremo que, de ratificar el fallo emitido en su día por el Tribunal Superior de Justicia de Aragón (TSJA), anularía la actual concesión, “dejando las manos libres al Ayuntamiento para gestionar el servicio de una manera más eficiente”. Concurso al que también optó y sigue optando en la actualidad una cooperativa de trabajadores y trabajadoras.

Por estos motivos, desde el sindicato creen que las anunciadas pruebas, “aunque sin compromiso concreto de puesta en marcha, de una serie de modelos de autobuses eléctricos, es una nueva cortina de humo que la multinacional Avanza Zaragoza ha desplegado para disimular el paupérrimo estado general de la flota de autobuses urbanos”. Al mismo tiempo que lamentan que, “por acción u omisión, el Ayuntamiento de Zaragoza esté siendo partícipe de esta recreación, no obligando a la empresa a cumplir íntegramente lo firmado en relación al servicio que presta”.

En base a todo lo expuesto, “y ante el alarmante grado de deterioro del servicio, desde el sindicato CUT seguimos exigiendo que el Ayuntamiento de Zaragoza intervenga de forma directa la contrata del servicio de autobús urbano de Zaragoza, haciéndose cargo de dicho servicio, como paso previo a la resolución judicial de la adjudicación de la contrata que se encuentra en ciernes”.

16 mayo, 2018

Autor/Autora


Flickr
Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR