Sucesos

Cuatro años de cárcel para el exjefe de la Oficina de Tráfico de la Policía Local de Zaragoza por 14 delitos contra la intimidad

Asimismo, la Audiencia le ha impuesto una multa de 4.320 euros y tendrá que hacer frente a indemnizaciones por valor de 38.600 euros para reparar los daños morales causados a las 14 mujeres –compañeras de trabajo- a las que grabó en su despacho con bolígrafos espía que colocaba camuflados para no ser descubierto
| 31 julio, 2018 11.07
Cuatro años de cárcel para el exjefe de la Oficina de Tráfico de la Policía Local de Zaragoza por 14 delitos contra la intimidad
Cuartel de la Policía Local del barrio La Paz

La Audiencia de Zaragoza ha condenado a cuatro años de cárcel y seis de inhabilitación absoluta para ejercer cualquier cargo público al exjefe de la Policía Local de Zaragoza, Javier Valenzuela Recio, por 14 delitos contra la intimidad.

Asimismo, la Audiencia le ha impuesto una multa de 4.320 euros y tendrá que hacer frente a indemnizaciones por valor de 38.600 euros para reparar los daños morales causados a las 14 mujeres –compañeras de trabajo- a las que grabó en su despacho con bolígrafos espía que colocaba camuflados para no ser descubierto.

El ya exjefe de la Oficina de Tráfico de la Policía Local de Zaragoza fue detenido en septiembre de 2016 tras ser acusado de un delito contra el honor y la integridad moral. Al parecer, este funcionario del Ayuntamiento -no es agente de policía- colocaba cámaras en su despacho para grabar a compañeras que acudían a verle en el marco habitual de las actividades administrativas.

La operación se puso en marcha a partir de las denuncias presentadas por dos funcionarias que aseguraban haber sido víctimas de dichas grabaciones. Fuentes policiales señalaron entonces que durante el registro de su despacho se encontraron dispositivos ocultos de grabación en su mesa, colocados cuidadosamente para no levantar sospechas. En los registros que se practicaron, los investigadores hallaron más de 5.200 archivos fotográficos y 244 videos.

Durante el juicio celebrado el pasado mes de mayo, Valenzuela dio una versión autoexculpatoria. Afirmó que los dispositivos de grabación los tenía colocados porque temía ser víctima de coacciones o incluso de agresiones debido a los expedientes sancionadores que se tramitaban en la unidad de la que era jefe.

31 julio, 2018

Autor/Autora


Flickr
Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR