Movimientos

Cruz Blanca de Aragón reivindica el derecho a la salud con motivo del Día Mundial de la Lucha contra el VIH y el SIDA

Con motivo del Día Mundial de la Lucha contra el VIH y el SIDA, que se desarrolla el 1 de diciembre, Cruz Blanca de Aragón, que reivindica el derecho a la salud para todos los seres humanos, manifiesta su intención de mantener los programas y actividades de sensibilización, detección y atención, independientemente de la coyuntura económica
| 1 diciembre, 2017 06.12
Cruz Blanca de Aragón reivindica el derecho a la salud con motivo del Día Mundial de la Lucha contra el VIH y el SIDA

“Consideramos que los programas de sensibilización dirigidos a la sociedad en general y a algunos colectivos en particular siguen siendo imprescindibles y deben mantener en el tiempo. Los datos señalan que cerca de un tercio de las personas con VIH no lo saben, por lo que la detección es una prioridad. Y la atención adecuada, eficiente, y centrada en la perspectiva de los derechos humanos es una necesidad”, afirman en un comunicado.

En estos días, Cruz Blanca desarrollará actividades en las calles de Zaragoza, Teruel, Uesca, Fraga, Balbastro y Monzón, donde se instalarán mesas y carpas ofreciendo información y la posibilidad de hacerse la prueba rápida.

Además, Cruz Blanca dispone de diferentes recursos para la atención de personas con VIH-Sida: 12 plazas concertadas en la Casa Familiar San Lorenzo, viviendas tuteladas en Uesca y Zaragoza, y una unidad móvil para atención domiciliaria.

“En este, como en otros temas de intervención social, Cruz Blanca aporta, además de sus equipos técnicos, sus programas y recursos, una perspectiva humanitaria fundamentada en la persona”, aseguran.

Con el fin de garantizar el trabajo que Fundación Cruz Blanca realiza en el ámbito del VIH-Sida, se va a desarrollar, en Uesca, una venta de zapatos que fueron donados a Cruz Blanca. Bajo el eslogan ‘Ayúdanos a caminar en la lucha contra el Sida’ la venta se desarrollará en los Porches de Galicia.

Por otra parte, Fundación Cruz Blanca de Aragón se suma al mensaje de ONUSIDA, que este año quiere subrayar “la importancia del derecho a la salud y los desafíos que enfrentan las personas que viven con el VIH para satisfacer ese derecho”.

ONUSIDA recuerda que el derecho a la salud es “un derecho humano fundamental —todas las personas tienen el derecho de gozar del mayor nivel posible de salud física y mental— consagrado en el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales”.

El mundo, según ONUSIDA, no alcanzará los Objetivos de Desarrollo Sostenible —entre ellos el de poner fin a la epidemia de sida para 2030— “si las personas no satisfacen su derecho a la salud. El derecho a la salud guarda interrelación con una serie de otros derechos, entre ellos de saneamiento, alimentación, vivienda digna, condiciones laborales saludables y de un entorno sano”.

“El derecho a la salud significa muchas cosas diferentes: que ninguna persona tenga mayor derecho a la salud que cualquier otra; que exista una infraestructura de servicios de atención sanitaria adecuada; que los servicios de atención sanitaria sean respetuosos y no discriminatorios, y que la atención sanitaria sea la adecuada en términos médicos y de buena calidad. Pero el derecho a la salud es más que eso: al satisfacerlo, los sueños de las personas y las promesas se pueden cumplir”, abundan.

Recuerda ONUSIDA que desde el primer momento la respuesta al sida se construyó sobre la base del derecho fundamental a la salud y el bienestar. “La comunidad de personas comprometidas con la respuesta al sida fomentó sistemas para la salud basados en los derechos, y para acelerar los esfuerzos para que el mundo comprendiera qué es el VIH: cómo prevenirlo y cómo tratarlo”.

“Demasiadas personas —especialmente las más marginadas y más afectadas por el VIH— todavía bregan para tener acceso a los servicios sanitarios y sociales que necesitan con urgencia. Todos debemos continuar hombro a hombro junto a los olvidados y exigir que a nadie se le nieguen sus derechos humanos”, añaden.

ONUSIDA reconoce avances y mejoras, pero asegura que “a pesar de todos los éxitos, aún no hemos acabado con la epidemia. Pero asegurarnos de que todas las personas de todas partes tengan acceso al derecho a la salud lo hace posible”.

1 diciembre, 2017

Autor/Autora


Flickr
Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR