Altavoz

Cosas difíciles de entender

Hay cosas difíciles de entender, ¿se imaginan un personaje, brillante intelectualmente, valiente y generoso, que protagoniza acontecimientos de primer orden en la vida de nuestra historia reciente y es completamente desconocido? Dicho personaje, además tiene vínculos familiares visibles aun hoy en día en la ciudad de Alcañiz, donde prácticamente es un desconocido. Las cosas no...
| 5 noviembre, 2018 10.11

Hay cosas difíciles de entender, ¿se imaginan un personaje, brillante intelectualmente, valiente y generoso, que protagoniza acontecimientos de primer orden en la vida de nuestra historia reciente y es completamente desconocido? Dicho personaje, además tiene vínculos familiares visibles aun hoy en día en la ciudad de Alcañiz, donde prácticamente es un desconocido.

Las cosas no son gratuitas y menos algo así. Parece evidente que dicho personaje sea víctima, como muchos otros, del silencio y olvido impuesto a sangre y fuego por el golpe militar encabezado por el General Franco.

Les invito leer este artículo para que cada uno de ustedes compruebe el tiempo que tarda en descubrir el nombre de dicho personaje. Pero que nadie se preocupe, yo mismo lo desvelaré al final del mismo.

A pesar de los mencionados vínculos familiares y haber pasado varios veranos en Alcañiz, él vive y estudia en Madrid.

De 1929 a 1933 estudia Ciencias Físico-Matemáticas en la Universidad de Madrid, licenciándose con Premio Extraordinario. Se alista en la FUE (Federación Universitaria Española). En 1932 se afilia a las Juventudes Comunistas.

En 1933 ingresa en las Milicias Antifascistas Obreras y Campesinas (MAOC). Y a principios de 1936 reorganiza las Juventudes Socialistas. Ante el golpe militar del 18 de julio, se pone al mando de tres compañías de milicianos para hacerle frente.

El paso del Ebro tuvo lugar el día 25 de julio de 1938. Todo el peso de la maniobra inicial recayó en el XV Cuerpo de Ejército a su mando y compuesto por las siguientes divisiones:

– 35ª División Internacional (con la XI, XIII y XV Brigadas Internacionales).

– 3ª División (con la 31ª 33ª y 60ª brigadas).

– 42 División (con las Brigadas Mixtas 226ª, 227ª y 57ª).

El 16 de noviembre, la contra ofensiva del ejército golpista se inicia inevitablemente, produciéndose la retirada que nuestro personaje dirige. Sus dotes para la organización y habilidad en el tema militar esta más que demostrada, y su gran éxito está en la retirada que realiza de forma magistral evitando innumerables bajas entre los hombres bajo su mando.

El Buró del Partido Comunista informó a los exiliados de la decisión de Juan Negrín, presidente del gobierno de la República, de prolongar la resistencia. Él, siempre obediente a las órdenes del Partido, decide volver a España junto con otros compañeros, y nuestro personaje se dirige a Madrid. Habla con Casado y éste le asegura que sigue siendo fiel a la República, pero los acontecimientos demuestran lo contrario.

Casado, dirigente socialista junto con otros sectores (socialistas moderados, republicanos y libertarios), constituyen el Consejo Nacional de Defensa, que dirige una brutal represión contra miembros del Partido Comunista, poniendo fin a la resistencia del bando republicano al rendirse a Francisco Franco, cuyas tropas pudieron ocupar la región Centro-Sur, el último territorio que quedaba bajo la autoridad de la Segunda República, sin combatir, poniendo fin así el 1 de abril de 1939 a la Guerra Civil Española.

De la traición logra escapar, al contrario que muchos de sus compañeros y amigos. Terminada la guerra se traslada a Moscú con su mujer y asiste a los cursos de la Academia Militar Superior de Frunze, de la que más tarde será profesor.

Su condición de intelectual le hace discrepar de la política del régimen estalinista. Se traslada a Yugoslavia simpatizando con el régimen de Tito y posteriormente a Checoslovaquia, donde da clases en la universidad y se saca el título de Medicina.

El 12 de octubre de 1955 llega a México, con su mujer y sus dos hijas. A los 42 años de edad, consideró que era el momento de recuperar su libertad y separarse del Partido Comunista de España. Allí murió de cáncer el 1 de junio de 1971, a los 58 años de edad.

Dos años antes de morir, escribió: “Mi puesto está y estará en el bando de los vencidos”. Fue un revolucionario que se ve arrastrado a las armas en su idea de defender la república, atacada por los sectores reaccionarios e involucionistas del país. Jamás abandonó sus ideales, Intelectual y Comunista.

Manuel Tagüeña Lacorte

Imagen del archivo de la Fundación Pablo Iglesias

Imagen del archivo de la Fundación Pablo Iglesias

5 noviembre, 2018

Autor/Autora

Miembro de la Plataforma para la Defensa de los Servicios Públicos del Bajo Aragón Histórico.


Flickr
Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR