Mundo

Corinna Sayn-Wittgenstei asegura que Juan Carlos I tenía bienes opacos en Mónaco

La empresaria que reside en Mónaco le contó al comisario de la policía española José Manuel Villarejo que Juan Carlos I la utilizó como testaferro con tal de no declarar bienes inmuebles. Corinna también le explicó que el monarca recibió una comisión millonaria de Arabia Saudí.
| 12 julio, 2018 12.07
Corinna Sayn-Wittgenstei asegura que Juan Carlos I tenía bienes opacos en Mónaco

Las conversaciones hechas públicas este miércoles 11 de julio en las que Corinna zu Sayn-Wittgenstein, durante una conversación el año 2015 en Mónaco, le cuenta al comisario Villarejo que Juan Carlos I la utilizó como testaferro para ocultar patrimonio y propiedades en el extranjero, parecen ser solo la punta de un iceberg hecho de corrupción y realeza.

Según ha revelado el diario El Español en unas grabaciones, la amiga personal del monarca, famosa a raíz del accidente que Juan Carlos I sufrió el año 2012 en Botswana, tendría a su nombre propiedades inmobiliarias del rey afincadas en Marruecos y en algunos lugares del Estado español, que fueron reclamadas por el Borbón una vez que se produjo la ruptura entre ambos.

Sayn-Wittgenstein asegura que esas propiedades no le fueron dadas por su “cercana relación” con el entonces rey sino porque al residir fiscalmente en Mónaco no tenía obligación de hacer declaración pública de patrimonio.

Con tal de recuperar esas propiedades, Juan Carlos I habría intentado ofrecer dinero a zu Sayn-Wittgenstein, empresaria afincada en Mónaco y asesora de Alberto de Mónaco, para que pusiera esas propiedades a nombre de terceros. Tal y como aparece en los audios, Corinna se negó porque “eso es blanqueo de dinero”.

Comisiones millonarias, AVE y La Meca

No son las únicas revelaciones que aparecen en la conversación entre Villarejo y Corinna. Según la empresaria, Juan Carlos I intentó cobrar una “comisión millonaria” por su intermediación para que un consorcio de empresas españolas se hiciera en 2012 con el contrato de 6.300 millones de euros para la construcción del megaproyecto de AVE que tenía que unir la ciudad saudí de Medina con La Meca.

Ese consorcio en el que se encontraban OHL e Indra, competía con un grupo de empresas francesas respaldadas por el entonces presidente francés Nicolás Sarkozy. En 2011 la posición aventajada del consorcio español se complicó y fue entonces cuando OHL impuso la contratación de una empresa iraní propiedad de Shahpari Zanganeh, tercera esposa de Adnan Khashoggi, un traficante de armas, para poder alcanzar el contrato.

Según relata zu Sayn-Wittgenstein, cuando el monarca conoció que Shahpari Zanganeh había cobrado una comisión de 100 millones de euros del consorcio de empresas españolas por haber conseguido el contrato, entró en cólera y llegaría a afirmar: “¡No me jodas, mi comisión! Yo hice el tren. Yo hablé con mi amigo, mi hermano, y con los saudíes (…) Me tenéis que pagar a mí, no a Zanganeh. Yo me reuní con quien cerró el contrato”.

Finalmente, según la versión de Corinna, Juan Carlos I acabaría cobrando una cuantiosa suma de dinero proveniente de la monarquía saudí.

Las cloacas del Estado nuevamente

Desde hace ocho meses el comisario Villarejo, cuyo proceder en los bajos fondos del estado es casi incuantificable, se encuentra en prisión por blanqueo de capitales, cohecho y organización criminal.

La publicación de esta cinta sería un intento del comisario para eludir la cárcel. El policía se habría reunido con Corinna enviado por el CNI con tal de recuperar cierta “información sensible” sobre el monarca que la empresaria tenía en sus manos.

12 julio, 2018

Autor/Autora


Flickr
Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR