Mundo

Emmanuel Macron desaloja la ZAD de Notre-Dame-des-Landes con 2.500 policías

Pese a abandonar su proyecto de construcción del aeropuerto Gran Ouest, el presidente francés ha querido demostrar su fuerza reprimiendo a los y las activistas de la ZAD
| 9 abril, 2018 19.04
Emmanuel Macron desaloja la ZAD de Notre-Dame-des-Landes con 2.500 policías
Foto: Llann Wé

Emmanuel Macron ha querido hacer una demostración de fuerza bruta el lunes 9 de abril. 2.500 gendarmes han sido enviados por el presidente del Estado francés a la llamada ZAD (Zona a Defender) de Notre-Dame-des-Landes para desalojar a 250 ecologistas. Los agentes han lanzado gases lacrimógenos y granadas aturdidoras contras los y las activistas.

La lucha en la ZAD es una de las más antiguas reivindicaciones francesas. En los años setenta colectivos ecologistas lucharon contra el Estado de Francia para impedir la construcción del aeropuerto Grand Ouest que pretendía sustituir el de Nantes, el aeropuerto con mayor tráfico del oeste francés. En su mayoría, las tierras de Notre-Dame-des-Landes.

Durante tiempo, los enfrentamientos entre el Estado y los grupos activistas fueron frecuentes como también eran frecuentes los cortes de carreteras que se convirtieron en uno de los emblemas más notorios de la lucha de las y los que actualmente desde 2009 son llamados “zadistas”.

Desde ese año, vivían en la ZAD alrededor de 300 personas repartidas en cabañas de madera de autoconstrucción. Muchas de ellas se organizaban bajo principios colectivistas.

Tras reconocer que el proyecto del aeropuerto Grand Ouest había quedado obsoleto, Macron anunció que su gobierno renunciaba a la construcción del complejo aeroportuario. Tal y como relata el periodista Enric Bonet para El Satlo, desaparecieron las barricadas, pero se mantuvieron los campamentos de la lucha “zadista”. Además, “una cincuentena de policías custodia su acceso y obliga a identificarse a los que circulan por ella, lo que refleja el cerco al que están sometidos ahora los habitantes de la ZAD de Notre-Dame-des-Landesia”, añade Bonet.

Las tierras en disputa pertenecen por ley al Estado francés y Macron lleva meses intentando desalojar a algunos de los y las habitantes que viven en un terreno de 1.600 hectáreas de extensión. Según algunas de las activistas la actitud del presidente francés solo responde a la necesidad de mostrarse fuerte tras haber abandonado el proyecto del aeropuerto.

Para llevar a cabo esta demostración o en palabras del ejecutivo de Macron “restablecer el estado de derecho”, se ha seleccionado a un grupo de militantes compuesto por alrededor de 100 miembros. Según el secretario de Estado Sébastien Lecornu pertenecen a la “ultraizquierda” y tienen “un comportamiento violento y contrario a la República”.

Los disturbios empezaban a las 3.00 horas y dejaban imágenes de una gran violencia y siete personas detenidas.

Foto: ZAD (Twitter)

Foto: ZAD (Twitter)

9 abril, 2018

Autor/Autora


Flickr
Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR