Mundo

Cómo obligará Islandia a las empresas a pagar lo mismo a hombres y mujeres

Islandia se ha convertido en el primer país del mundo que obligará por ley a las empresas a pagar los mismos salarios por las mismas labores a hombres y mujeres, pero ¿cómo lo implementará?
| 4 enero, 2018 17.01
Cómo obligará Islandia a las empresas a pagar lo mismo a hombres y mujeres
Protesta por la igualdad salarial en 2016. Foto: SocialistAction.

La ley, que entró en vigor el 1 de enero, exige que tanto compañías como instituciones con 25 o más empleados y empleadas obtengan un “certificado de igualdad salarial” que demuestre que pagan lo mismo en roles similares independientemente del género. Esta obligación legal ha entrado en vigor este lunes y cuenta con el beneplácito de la Comisión Europea.

Tal como anunció en marzo pasado el entonces ministro de Asuntos Sociales e Igualdad, Throsteinn Viglundsson, cuando fue aprobado el proyecto de ley, la ley forma parte de un plan para cerrar la brecha salarial en el país en 2022.

Las primeras en tener que asumir la igualdad salarial serán grandes empresas de 250 empleados o más que tendrán hasta el 31 de diciembre de este año para conseguir el certificado mientras que el plazo se extiende hasta finales de 2021 para las más pequeñas (entre 25 y 89 trabajadores). Las que no cumplan la ley se enfrentarán a multas.

La certificación se basa en la norma ISO “Sistema de gestión de la igualdad salarial-Requisitos y Guía” y se llevará a cabo por parte de consultoras profesionales que deberán enviar un informe al Centro por la Igualdad de Género estatal. Las auditoras deberán proporcionar también datos acerca de las empresas que no pasen el examen. Además, las compañías no podrán implementar la medida para después olvidarla, pues el certificado deberá ser renovado cada tres años.

“La legislación es básicamente un mecanismo con el cual las compañías y organizaciones evalúan cada empleo que se está realizando y después obtienen un certificado que confirma que están pagando igualitariamente a hombres y mujeres”, afirmaba Dagny Aradottir, de la Asociación de Derechos de Mujeres de Islandia.

En 2021, cuando la ley esté totalmente implementada, afectará a 150.000 trabajadoras y trabajadores, el 80% de la fuerza laboral islandesa, y a 1.200 empresas e instituciones. Se calcula que el coste de esta medida supondrá entre un 0,1% y un 0,3% del coste laboral anual de las empresas.

Las diferencias salariales deberán estar justificadas por el nivel educativo, la experiencia o la responsabilidad. Esta ley pretende acabar con la brecha salarial “injustificada” que no responde a ninguno de estos factores, solo la diferencia de género. Así, las islandesas cobran un 5,7% menos que sus compañeros varones por el mero hecho de ser mujeres, según el instituto islandés de estadística.

Sin embargo, las cifras podrían ser algo superiores. Las islandesas protagonizaron una sonada protesta contra la discriminación salarial el 24 de octubre de 2016. Ese día la práctica totalidad de mujeres empleadas realizaron una huelga del 14% de sus jornadas, abandonando sus puestos de trabajo en torno a las 14.38 horas. Pues bien, el minuto y porcentaje no estaban escogidos al azar. Realizaron un 14% menos de jornada pues era ese el porcentaje más bajo de estimación de la diferencia de remuneración que sufren con respecto a sus colegas varones por la brecha salarial. En realidad se hablaba de entre un 14% y un 20%, según cifras del gobierno islandés de 2015.

Las asociaciones de empresarios con algunas reticencias

Halldor Benjamin Thorbergsson, gerente de la Confederación de Empleadores de Islandia, una de las asociaciones empresariales crítica con la norma aseguraba que la iniciativa crea complicaciones y gastos adicionales para todas las empresas menos para las grandes.

Para esta asociación, deberían ser las empresas las que decidieran el tipo de medidas que les llevasen a esa equiparación salarial. “La ley obliga a las empresas más pequeñas a recopilar registros que son técnicamente difíciles de obtener”, aseguraba en declaraciones a los medios Thorbergsson.

Además aseguraba que todavía no podía predecir con qué amplitud la ley afectaría a los empleados en diferentes industrias. “Espero que haya cambios”, advirtiendo que la ley salta más allá de las brechas salariales de género. “La ley es sobre la igualdad de salario para un trabajo igual, entre todos”.

Medidas pioneras con resultados

Según el Informe de Brecha de Género del Foro Económico Mundial de 2017, después de Islandia, los países que ocupan los mejores lugares en cuestiones de igualdad son Noruega, Finlandia, Ruanda, Suecia y Nicaragua.

“Islandia ha cerrado casi un 88% su brecha en la igualdad de género y ha sido el país más igualitario del mundo durante nueve años”, señala el Informe.

El Estado español se sitúa en el puesto 24 de este ranking y descendiendo pues en el año 2006 ocupaba el puesto número 11. En los últimos lugares estarían grandes potencias económicas como China, en el número 100, India (108), Japón (114), Turquía (131) y Arabia Saudita (138).

4 enero, 2018

Autor/Autora


Flickr
Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR