zECOLOGIA LISTA Ecología

Coagret reclama al Gobierno de Aragón que defienda a las personas afectadas por contaminación de las aguas del Queiles y El Val

La Coordinadora ha presentado una demanda dirigida a Javier Lambán reprochándole su falta de respuesta ante varios escritos dirigidos a él, en los que transmitian su queja respecto a la calidad del agua del río Queiles y del embalse de El Val. Ante esta falta de respuesta, han presentado una queja al Chusticia d'Aragón.
| 9 julio, 2018 07.07
Coagret reclama al Gobierno de Aragón que defienda a las personas afectadas por contaminación de las aguas del Queiles y El Val
Río Val. Foto: Plataforma Río Queiles

La Coordinadora de Afectados por Grandes Embalses y Trasvases (Coagret) ha presentado formalmente una demanda dirigida al presidente del Gobierno de Aragón, Javier Lambán, reprochándole su falta de respuesta ante los escritos de esta Coordinadora dirigidos a él, en septiembre de 2016, febrero de 2017 y noviembre de 2017, en los que transmitian su queja respecto a la calidad del agua del río Queiles y del embalse de El Val. Ante esta falta de respuesta, han presentado una queja al Chusticia d’Aragón.

“El embalse de El Val ha recibido vertidos desde su construcción y, conociéndose qué empresas vierten, crecen las sospechas de que la presencia de sustancias prioritarias aparecerá en cualquier momento. En Aragón tenemos experiencia de las consecuencias de envenenar nuestros ríos”, lamentan desde Coagret.

El informe de Control del Estado de las Masas de Agua (CEMAS) correspondiente a 2016 señalaba niveles de nitrógeno y fósforo sobreexcedidos y El Val ocupaba el segundo lugar después de Mequinensa por la densidad de cianobacterias, “lo que apunta la posibilidad de presentar sustancias tóxicas que pueden causar problemas para el uso del agua y puede constituir un peligro sanitario de primer orden a través de su consumo por ingesta directa, por el consumo de verduras y animales”. “¿Debe ser este Gobierno complaciente con el conformismo frente a la necesidad de los regantes?”, se pregunta Coagret.

Este año, desde el mes de mayo, los datos que recoge la sonda que la CHE instaló en el embalse para hacer seguimiento de la calidad del agua marcan valores próximos a 0 mg/L de Oxígeno a 45 metros de profundidad. “Y todavía no ha llegado el verano. ¿Espera este Gobierno para reaccionar un nuevo escrito en esas fechas? A falta de conocer el último informe CEMAS, también el río Queiles, en todo su recorrido hasta la desembocadura en el río Ebro, se ve afectado por un exceso de concentraciones de fósforo. ¿Le suena a este Gobierno algo que se llama Directiva Marco del Agua?”, añaden.

Coagret ha conocido por la prensa que estos días de atrás la CHE se ha reunido con representantes de la Junta de Castilla y León y los Ayuntamientos de Agreda y Olvega para frenar la carga contaminante de la depuradora soriana. “Vemos insuficiente ese objetivo cuando la CHE también asume real la carga contaminante en el río Queiles desde Vozmediano. ¿Este Gobierno va a continuar su papel como espectador?”, denuncian.

Para Coagret, que “las Instituciones aragonesas queden fuera de las reuniones que la CHE promueve con los culpables y/o responsables del problema es intolerable pues los usuarios se ven desprotegidos, indefensos, víctimas”.

Ante estas “evidencias”, Coagret solicita que “como gestor político y representante de las y los aragoneses, vele por la seguridad ambiental de las aguas que miles de usuarios aragoneses vienen utilizando del río Queiles y de El Val” y que “actúe con urgencia para asegurar el uso de agua de boca y riego actual con agua no contaminada en la cuenca del Queiles”.

Asimismo, piden a Lambán que inicie contactos con las personas usuarias, con las instituciones y organizaciones sociales y ambientales “con el fin de armar una defensa de los intereses de los usuarios aragoneses de la cuenca del Queiles”.

También solicitan que informe “de cuantas gestiones se realicen y de cuantas propuestas, actuaciones y resultados se desarrollen hasta que se garantice la buena calidad del agua y la seguridad y la salud de los usuarios aragoneses de la cuenca del Queiles”.

Por último, Coagret invita a Lambán a “que se dé un paseo por la zona, contemple el aspecto del agua, deléitese con su color, note su fragancia y no intente pescar en el Queiles a partir de Los Fayos, las truchas prefieren agua con oxígeno, no la del fondo del embalse”.

“Las mismas sensaciones se pueden detectar, ante las sustancias volátiles que penetran en nuestras fosas nasales, por las acequias de riego en Tarazona. Es agua muy especial, no es incolora, no es ni inodora, aunque falta saborearla”, concluyen.

9 julio, 2018

Autor/Autora


Flickr
Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR