Subportada Movimientos Entrevistas #absolución10ZGZ

Begoña Garrido: “hay un interés importante en que la población estemos callada”

Begoña es profesora en el IES Avempace y es la madre de Alejandro, uno de los diez jóvenes antifascistas detenidos el 28 de febrero de 2015. Desde entonces, no ha parado de defender pacíficamente, de todas las formas posibles, la inocencia de su hijo y de los otros nueve encausados.
| 22 diciembre, 2016 07.12
Begoña Garrido: “hay un interés importante en que la población estemos callada”

Los hechos son conocidos: la noche del 28 de febrero de 2015, en Zaragoza,  un grupo de jóvenes antifascistas se manifiestan ante el local en que tiene lugar un encuentro ilegal de grupos manifiestamente fascistas y violentos. Ante el ataque de estos últimos y la actitud de la policía huyen y se alejan del lugar; a mucha distancia del local (entre 200 y 1000 metros) al menos 13 son identificados y detenidos, acusados de agresión a las fuerzas del orden. Varios de los participantes en el ‘encuentro’ acompañan a la policía en las detenciones y ninguno de ellos es molestado ni detenido, solamente los manifestantes antifascistas. Al  final, son 10 los encausados, dos de los cuales quedaron en prisión preventiva. Todos se enfrentan a penas de ocho años de cárcel.

Begoña es profesora en el IES Avempace y es la madre de Alejandro, uno de los diez. Desde entonces, no ha parado de defender pacíficamente, de todas las formas posibles, la inocencia de su hijo y de los otros nueve encausados.

Háblanos de Alejandro

Bueno, Alejandro es mi hijo mayor, es un chico deportista, juega a balonmano; está estudiando un grado superior; es un idealista, una persona que investiga continuamente tendencias políticas y sociales… No está contento de cómo estamos funcionando en Europa últimamente y se ha dedicado pues… a leer muchísimo, bueno, y con la fuerza de los veinte años considera que hay que cambiar las cosas ya, sin esperar.

Le gusta mucho entrar en debates políticos… bueno, las comidas con él son a veces un  gusto, a veces un enfado porque en ese punto que tiene pone a veces en entredicho lo que hemos hecho las generaciones anteriores y… bueno, a veces entramos en polémica. Y por lo demás es una persona muy conciliadora –ya he dicho antes que se ha dedicado muchos años al balonmano-, y siempre se ha llevado los trofeos… al mejor compañero o al compañero que más ha facilitado la relación en el grupo.

¿Cómo ha influido su detención y posterior encausamiento en su vida personal y en sus actividades?

Sin duda ha habido un antes y un después porque, como he dicho, es un idealista, es una persona que participa mucho en todo lo que tenga que ver con intervención social o política acudiendo a manifestaciones, reuniones, asambleas… Es de estos sesudos que se preparan los materiales y luego los debate… Y esto lo ha dejado de hacer… porque tiene miedo lógicamente, porque estuvo en un calabozo durante 70 horas y eso es una experiencia que algunos conocen y que, sin embargo, no deja de ser muy dura y más para un chaval tan joven, aunque a él le parezca que es mayor, pues sigue viviendo conmigo, sigue estudiando… Es un chaval que no ha salido todavía a la vida y es difícil para él.

¿Cómo está de ánimo? Pues a días y a ratos; a fin de cuentas tiene una losa ahí encima que por mucho que por parte del abogado y de las fuerzas sociales nos están diciendo que todo va a salir bien… hasta que no lo veamos firmado por el juez, no está claro.

¿Cuál fue el trato que recibió a partir de su detención?

Bueno, lo que él me ha contado porque yo, lógicamente, no he estado allí, es que la detención fue sin violencia… Bueno, al él le cogieron -no sé si aparece reflejado en algún sitio de la web que tenemos “Absolución 10 de Zaragoza”-, él salió corriendo en cuanto hubo disturbios, se escondió con otro muchacho dentro de un trastero y, cuando dejaron de oír ruidos de voces, sirenas de policía y tal, salieron del trastero pero pasaba en ese momento un  furgón de la policía y como llevaban las pintas que llevaban, los cogieron y… para el furgón. Antes de entrar al furgón, sí que les pusieron contra la pared, les cachearon sin más violencia y a calabozos directamente. Estuvo incomunicado durante 70 horas, salvo la comunicación con el abogado… Y allí, bueno, una de las cosas que me cuenta es que no les apagaban la luz ni de día ni de noche para que no supieran qué hora era, que no les dejaban ir al baño cuando ellos lo solicitaban, que él vomitó la primera noche a causa de los nervios que había hecho y los vómitos no los limpiaron… Ese tipo de trato que… bueno, según cómo lo mires puede ser aleccionador para que aprenda y no vuelva a meterse en líos, y según como lo mires es similar a la tortura.

¿Piensas que como en el caso de Raquel (Raquel Tenías, recientemente absuelta) son detenciones un poco arbitrarias en el sentido de “da igual que hayas estado o no” pero el caso es provocar miedo en la población?

Hombre, si los hechos son tal y como dice la policía aquel día, hubo un altercado entre personas de ideología fascista y personas de ideología antifascista; que los diez detenidos sean de ideología antifascista ya pone un sello; cada uno que saque sus conclusiones. Yo lo veo bastante arbitrario. Y la policía me imagino que tendrá que presentar pruebas de todas las cosas que dice; y no dudo que las presentará y nuestros abogados dirán lo que tengan que decir. Pero los hechos, tal como yo los conozco, es que hay un interés importante en que la población estemos callada, quieta y sumisa. Y lo están consiguiendo, en la gente joven lo están consiguiendo haciendo estas cosas. Y en nosotros, claro; tenemos mucho que perder porque no sólo pierdes tu libertad. Por ejemplo, este año, Alejandro se hubiera ido de Erasmus… ¡cómo se va a ir si tiene un juicio por medio! No es lo más importante de su vida pero ya es un cambio que tiene que hacer. A la hora de buscar una preparación para este verano, de buscar un trabajo… de, simplemente, salir a la calle tranquilo. En este último año está teniendo una serie de detenciones… no detenciones, son como avisos policiales que antes no había tenido. Y a lo mejor da la casualidad, pero ¡hombre!, para casualidad se pasa. Que sea la detención  en marzo de 2015 y desde septiembre de ese año hasta hoy, cada mes y medio o dos meses está la policía en casa: Que si hemos tirado algo por el balcón, que si hemos discutido con algún vecino, que si hemos dañado de alguna forma a alguien… y  nunca nos dicen los nombres de los que supuestamente nos acusan, se supone que son vecinos que pasan por la calle. Algunos de esos avisos policiales que se han recibido en esta casa han sido directamente con el nombre de mi hijo, de Alejandro. En agosto de este año pasado una multa de 750 € porque, supuestamente, dos policías le vieron hacer pis en la calle, le dieron el alto, él no lo respetó y además no presentó documentación. Vuelvo a decir lo mismo, que yo  no estaba, pero en lo que conozco a mi hijo y con el miedo que tiene, dudo muchísimo que no se parase ante el alto porque es ver un furgón de la policía y quedarse pegado al suelo. Y, de verdad, ¿mi hijo ha sido socialmente integrado, ha estado socialmente bien visto hasta esto y, de repente, tiene una conducta antisocial, y esto de cara a un juicio donde hay que preparar que sea un ser antisocial? A ver, parece todo parte de lo mismo y, a lo mejor, estoy lanzando acusaciones al viento que no debería hacerlo, pero es que la situación que estamos viviendo de acoso por parte de quien sea, es seria. Y luego, la sensación que tengo, como ciudadana y madre de mi hijo, de indefensión; porque yo, ante las cosas que estoy contando ahora, he acudido al ayuntamiento y he pedido por registro que la policía local me diera los informes que están levantando contra los habitantes de mi vivienda. Y todavía no me los han dado desde que los solicité; y es una hoja que entra por registro, no pueden decir que no se han enterado, Acudí a la comisaría, a la policía nacional a poner una denuncia también por esto y no me dejaron poner la denuncia, no me dejaron pasar de la sala de espera; me trataron fatal, yo iba sola y era la única civil que había allí. Por último, a pesar de que yo guardé todas las formas de respeto que se pueden guardar, me cogieron el DNI y lo metieron dentro para ver si yo era sospechosa de algo. Y yo me quedé… ¡que yo soy la víctima de lo que vengo a contar!

Yo creo en este sistema, yo trabajo para este sistema, estoy en el sistema educativo y me lo creo. Y creo que esto está regulado por unas normas pero las normas tienen  que ser para todo el mundo porque si no ¿qué es lo que  nos queda como ciudadanas? Porque  no podemos levantar la voz; yo a mi hijo le he educado en que sea crítico y ha habido momentos de este proceso en el que (pfffff), en que me he lamentado de haberle educado así porque, jolín, si hubiera sido un  niño de los que sólo va buscando muchachas bonitas y emborracharse los fines de semana, pues no estaría metido en este lío. Y, a veces, es que es muy caro el precio que se paga… por pensar… y por criticar.

¿Cómo ha reaccionado vuestro entorno: familiar, amistades…?

Bueno, el entorno familiar ha dejado de hablarnos porque tiene una tendencia bastante de derechas, tanto, tanto que ahora somos una vergüenza para ellos; siempre lo habíamos sido, pero ahora ya es como la gota que colma el vaso. Y el entorno más cercano, más de amigos, que realmente es la familia que eliges, pues apoyándonos muchísimo, muchísimo en todo: en lo anímico, en la recogida de firmas, en venir a los vermús que organizamos… Todo, la verdad es que una maravilla.

¿Y en cuanto a instituciones, partidos, sindicatos, otros movimientos sociales?

Bueno, sindicatos… CGT ha estado allí desde el primer momento, del resto de sindicatos ha habido alguna representación pero siempre muchísimo más pequeña, y partidos políticos como tales hasta ahora no se han decantado, sí que se han decantado personas pero no representando a su partido.

Tras la absolución, aunque sea momentánea, de Raquel Tenías ¿creéis que hay más posibilidades de que salga absuelto o cómo pensáis plantear el juicio?

Hombre, yo sin conocer nada de derecho, para mí es una alegría. Por supuesto, para Raquel la primera porque la entiendo perfectamente lo que es vivir con esta sentencia encima de la cabeza; esta idea ¿no? de que puedes entrar en la cárcel por defender tus derechos y los derechos de las demás ciudadanas y ciudadanos. Y luego porque, tal y como leí en la noticia de prensa escrita, aparecía que la policía no había podido aportar pruebas suficientes. Como mi experiencia, la experiencia que estoy viviendo ahora mismo, es que la policía no siempre necesita presentar esas pruebas -y lo puedo demostrar porque lo estoy viviendo cada día-, claro, que haya un juez que piense que sí, que todos somos iguales ante la ley, quiere decir eso que todos tenemos que presentar pruebas cuando acusamos… Para mí es un  alivio porque ya digo, mi experiencia es la contraria; entonces… ¡jo! Una alegría grande.

¿A los diez se les piden las mismas penas?

Sí. De los diez hay dos menores que ya han terminado la causa porque es muchísimo más rápida; uno de ellos, que es el que estaba con Alejandro en el trastero, ha quedado absuelto y del otro no conozco datos porque al ser menor no trasciende. De aquél si porque tengo relación con la familia. Y a los ocho adultos que quedan les piden la misma pena: ocho años de cárcel, cuatro por altercado de orden público y cuatro por atentado contra la autoridad. Más treinta mil euros, me parece que son, de responsabilidad civil que es responsabilidad solidaria, con lo cual el que las tenga las pone.

¿Quieres lanzar algún mensaje a las instituciones, a la sociedad, a la ciudadanía?

Bueno, a las instituciones que realmente sean democráticas que para eso las hemos elegido y las mantenemos -y ahí me incluyo yo dentro de una institución en la que trabajo y que me creo-, a la sociedad que esto nos está pasando a todas y a todos; en este caso es mi hijo pero los recortes salariales, los recortes en sanidad y en educación no dejan de ser también una forma de oprimirnos y de tenernos con miedo a que si perdemos el puesto de trabajo, a que  hablamos, si decidimos… Mi consecuencia es diferente, sin embargo hay consecuencias como que te quiten el piso porque no has pagado la hipoteca de una forma determinada, que has perdido tu trabajo y no encuentras trabajo, no deja de ser parte de lo mismo, de un sistema que no quiere que hablemos. Y, quizá no nos estamos dando cuenta porque  nos lo están dando con cuentagotas, pero ¡cuidado! Que esto es como ya dijo aquél pensador “Cuando veas las barbas de tu vecino pelar, pon las tuyas a remojar”; esto nos toca a todas y a todos, y tiene que ser una lucha de todas y de todos como ya salimos el 13 de diciembre a la calle a manifestarnos, las Marchas por la dignidad. Es que… nos están quitando todo.

¿Qué tenéis previsto, inmediatamente, para movilizar a la sociedad en este sentido?

El evento importante, porque ha habido varios tapeos solidarios por la zona de la Madalena y demás, lo hemos tenido, el 17 de diciembre, en el Centro Luis Buñuel, una Jornada desde las 12.00 del mediodía hasta las 23.30 por la noche. Hubo distintas actuaciones: por la mañana, más infantil, actuó Gusantina, y hubo una mesa redonda con distintos chavales que se han visto privados de libertad por algún tema relacionado con esto. Después actuó Jaime Ocaña, más tarde el Grupo Adebán, Poetas por la Libertad, Danzas del Mundo y el grupo Relunatics.

Más adelante, el 21 de enero, tendremos otro evento en La Bóveda, en el Albergue de la calle Predicadores,  todavía sin definir si será magia, poesía o canción.

Y en marzo, en la víspera del juicio y de nuevo en el Luis Buñuel, un acto de cierre de campaña el día anterior a que, supuestamente, empiece el juicio. Y digo supuestamente porque espero que la fiscal se avenga a plantear algún tipo de solución que no sea someter a estas criaturas a tres días de juicio que es lo que se tiene previsto al menos.

22 diciembre, 2016

Autor/Autora


Flickr
Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR