SUBPORTADA Movimientos Entrevistas

Beatriz Gimeno: “Me asombra que haya hombres que en vez de dolerse por el #metoo, se preocupen de si es puritano”

Hablamos con la activista feminista y diputada por Podemos en la Asamblea de Madrid sobre el éxito del 8M, los privilegios masculinos, del “machismo gay” y de por qué todavía no estamos preparadas ni preparados para hablar de prostitución
| 25 marzo, 2018 07.03
Beatriz Gimeno: “Me asombra que haya hombres que en vez de dolerse por el #metoo, se preocupen de si es puritano”
Beatriz Gimeno | Foto: Pablo Ibáñez

La activista feminista y LGTBIQ Beatriz Gimeno se ha pasado por el Seminario de Voces Feministas de la Universidad de Zaragoza para contar la historia de ambas luchas a través de la suya propia y en AraInfo hemos aprovechado para preguntarle sobre algunos de los debates actuales del feminismo y de la preocupación de algunos hombres con el éxito del 8M y la inevitable pérdida de privilegios.

Uno de los mayores debates actuales en el feminismo ha sido la entrada o consolidación de nuevas corrientes como el transfeminismo que plantean la unión entre lucha feminista y la LGTBIQ, ¿cuál es tu perspectiva de este panorama?

Yo creo que, efectivamente, dentro del feminismo siempre ha habido muchas tensiones ideológicas pero creo que justamente ahora lo que está ocurriendo es lo contrario. No es que los debates se cierren porque siempre están ahí pero sí que estamos viviendo un momento en el que somos capaces de poner lo que nos une por encima de lo que nos separa.

A partir de este 8 de marzo se ha visto muy evidente. Las diferencias cuando hay un sujeto político tan sumamente grande y amplio pues son evidentes. Hemos sido capaces de poner lo que nos une por encima de lo que nos separa y de encontrar un argumento fuerte común a todas: exigir una sociedad en la que la vida humana sea el centro de las políticas, de las preocupaciones, etc. Porque eso también salvará nuestras propias vidas.

A raíz del 8M, ¿el feminismo ya no cabe dentro de las teorías políticas tradicionales?

El feminismo siempre ha sido una teoría económica y política pero nos hemos hecho conscientes de las similitudes de nuestra opresión a partir de opresiones que son múltiples y son diferentes pero que compartimos todas de alguna manera.

Y ser conscientes de esa situación común de opresión y subalternidad pues es lo que hace que salgamos a la calle dedicadas a reivindicar lo que hace que la vida se reproduzca, ese trabajo gratuito que hacemos las mujeres de una manera o de otra pero que hacemos todas las mujeres da igual la clase social, unas más y otras menos, pero ese trabajo gratuito de este sistema y sin que se nos devuelva nada, ni económico, ni del orden simbólico, ni de respeto. Yo creo que eso es un poco lo que ha cambiado.

A lo largo de tu carrera y tu trabajo en entidades como FELGTB has denunciado la existencia de un “machismo gay” para visibilizar que existe una jerarquía dentro del movimiento.

El hecho de ser gay no te hace más feminista, evidentemente. Sin embargo, durante muchos años se pensó que quizás sí porque precisamente una de las manera en las que se estigmatizaba y se discriminaba a los gays y que se les ponía en una situación de opresión justamente era por ponerles del lado de lo femenino desde la sociedad heterosexista para así devaluarles.

La verdad es que no necesariamente y sobre todo cuando los gays han empezado a ocupar espacios debido a la lucha del movimiento gay, cuando han empezado a igualarse lo que ha surgido es que en realidad son hombres y cuando se empiezan a debilitar los factores de desigualdad y los factores de opresión pues lo que queda son hombres, lo que quedan son sus privilegios como hombres que los tienen.

Por lo tanto, los gays no tienen porque ser feministas, serán feministas en la medida en que se preocupen en formarse en feminismo. En los últimos años lo que hemos visto es que la cultura gay ha ido hacia una especie de valorización de la masculinidad. No es que esto tenga nada de malo pero siempre que hay una revalorización de la masculinidad acrítica, sin que se piense o se procure que sea una masculinidad igualitaria, pueden surgir comportamientos e ideas muy machistas.

Además, han ido surgiendo temas que nos separan, como por ejemplo, el tema de los vientres del alquiler. Los gays no feministas ni siquiera han querido discutir y preocuparse de lo que dice el feminismo sobre los vientres de alquiler o sobre lo que puede suponer la legitimación de esta práctica para las mujeres del mundo. Es un deseo que ellos tienen y han pretendido ponerlo por encima de todo, lo hemos visto en muchas asociaciones que cuando ha empezado el debate pues simplemente se ha expulsado a las lesbianas del mismo o a las lesbianas que eran contrarias. En la medida que los gays avanzaban en igualdad pues han ido quedando los privilegios que tenían como hombres.

Beatriz Gimeno_foto- Pablo Ibáñez-3

Foto: Pablo Ibáñez

Como ha crecido tanto el movimiento feminista, también han crecido las reacciones contra el mismo. Tanto desde la derecha como de la izquierda política y sindical…

Ya había una reacción patriarcal que tenía que ver con los éxitos del feminismo y está relacionada con el auge del feminicidio y de las violencias en algunas partes del mundo, e incluso aquí, pero desde luego con los últimos éxitos o visibilidad del feminismo pues esa reacción se ha visto en hombres que antes decían que eran feministas o que no manifestaban ninguna hostilidad.

A mí me asombra que haya hombres que en vez de asombrarse o dolerse de lo que significa, como por ejemplo, el movimiento #metoo, que digamos que el acoso sexual es algo que prácticamente hemos sufrido todas las mujeres en algún momento de nuestras vidas en la calle, en el metro, en los transportes, en los trabajos, en la familia, de darse cuenta de lo que significa que todas las mujeres hayamos estado en esa posición, se preocupen de si esto es puritano o si esto es una exageración. En lugar de pensar que lo que es una exageración es la prevalencia del acoso.

Aunque no sea violadores y no sean acosadores, sí que hay un privilegio masculino que es que todos los hombres hasta ahora pueden dirigirse a las mujeres de una manera sexual. Aunque no hagan uso de eso, pero eso estaba. La denuncia de ese privilegio lo han sentido como una pérdida y se han mostrado muy preocupados, a mí eso es lo que le parece sorprendente.

Perder privilegios duele y les da miedo porque de repente no saben qué es lo que pueden decir y que no. Nadie se lo ha enseñado, nadie sabe las cosas que a nosotras nos molestan. Nunca hemos dicho tan claramente esto nos molesta, que esto es un acoso, una agresión. Yo creo que hay mucho miedo y una sensación de no saber como comportarse y esto implica que no lo han podido aprender.

Uno de los ejemplos que has puesto en algun texto es el del lenguaje y la lucha de algunos en contra del lenguaje inclusivo.

Esto solo demuestra miedo. Yo también tengo cualidades del lenguaje arraigadas porque todos aprendemos el lenguaje pero si una determinada comunidad me dice que eso les ofende, les molesta, no contribuye a la igualdad pues simplemente, lo repienso, tardaré más o menos en usarlo con normalidad pero no me siento profundamente ofendida.

Ellos sí, parecen sentirse profúndamente ofendidos porque salen en tromba y con una indignación que demuestra lo que les duele. Si algo te duele es porque te toca un privilegio. Con el lenguaje inclusivo es obvio que les duele, les toca que el masculino genérico les nombra como centro del mundo. Supongo que de una manera inconsciente lo que estás es destruyendo un privilegio y eso es muy doloroso para el que es el dueño de ese privilegio.

Cambiando de tema, otro de los grandes debates del feminismo es la prostitución. Sin embargo, tú has comentado alguna vez que este es uno de los temas de los que todavía no somos capaces de hablar.

Hay muchísimos intereses. Cuando hablamos de prostitución estamos hablando de uno de los mayores negocios del mundo y, sin embargo, cuando hablamos de prostitución los empresarios, los que ganan dinero, los capitalistas del sexo no están presentes, no están sentados en la mesa. Eso quiere decir que hay intereses que no se hacen visibles. Y esto es lo que hace que muchas veces no podamos hablar de los verdaderos intereses.

Los verdaderos intereses están funcionando a base de comprar publicidad en medios de comunicación, a base de hacer másters en universidades como las farmacéuticas, como otros negocios. Eso enturbia mucho el debate. Estamos hablando de algo que no está en la mesa, de un supernegocio, de unos intereses económicos brutales. Hasta que no asumamos que eso tiene que estar encima de la mesa pues nos costará hablar de ello.

Los empresarios del sexo hablan siempre de manera intermediada por falsos sindicatos de prostitutas, por mujeres que son prostitutas pero que ahora están cobrando de la industria del sexo, etc. Eso cuesta mucho hablar de ello porque uno de los principales intereses no están presentes.

La prostitución se ha construido como todo lo que tiene que ver con el sexo en esta cultura con un halo de transgresión y de que es bueno de por sí, de que el sexo es liberador da igual qué tipo de sexo. Es una idea que nos venden también constatemente desde los medios de comunicación, también tiene que ver con el neoliberalismo que ha construido el sexo y los deseos como una mercancía más y, por lo tanto, cuanto más consumas mejor o da igual lo que consumas.

Quitar ese halo de transgresión y de liberación es importante y poder juzgarlo como lo que es y sobre todo como una institución, no tanto como una práctica personal sino como una institución. Es bastante sorprendente que nos parezca machista una azafata que en una carrera ciclista va con minifalda y le da un beso a un ciclista y no nos parezca machista la prostitución. Eso, independientemente de lo que quiera ser la azafata, puede estar contentísima de su trabajo que le da dinero y dice que la dejemos en paz, es muy respetable pero el acto es machista, su imagen es machista. La prostitución es una institución que enseña a los hombres estar en un sitio y las mujeres en otro.

Tras el éxito del 8M, ¿Cuál es el siguiente paso? ¿Cómo podemos canalizar toda la energía del movimiento?

Ahora es lo más difícil, yo tampoco tengo la fórmula mágica sobre como hacerlo. Creo que tendremos que seguir reuniéndonos y hablando entre nosotras para ver que pasos damos pero lo más importante es seguir con la idea de ir hacia un sistema que ponga la reproducción de la vida en el centro y el cuidado de la vida. Cuando decimos el cuidados de la vida no estamos hablando sobre los bebés y la idea esencial de la maternidad sino de la vida de los seres humanos y de nuestras vidas. Ese trabajo que hacemos de manera gratuita es lo que hace que el sistema funcione y por tanto hay que asumirlo como sociedad, hay que repartirlo, hay que socializarlo y eso es incompatible con las políticas depredadoras y neoliberales.

Necesitamos sociedades que se ocupen de cuidar a las personas enfermas, a las personas dependientes, mayores, los niños y las niñas. Si no vemos a los dependientes tirados en la calle, si no vemos a las personas enfermas en la calle es porque una mujer los está cuidando y ese cuidado lo está haciendo a costa de su propia vida. Las mujeres decimos que basta ya y que de ese trabajo se ocupe la sociedad en su conjunto.

25 marzo, 2018

Autor/Autora

Periodista y videorealizadora en Zero Grados y AraInfo. Miembro del Consello d'AraInfo. @Rocio_Duran_


Flickr
Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR