Deportes

Ayuntamiento de Zaragoza y clubes acercan posturas para poner fin al caos en la gestión de los campos de fútbol

Las entidades deportivas gestionan las instalaciones municipales sin contrato, sin pagar alquiler ni gastos y sin rendir cuentas de sus actividades. Los responsables municipales han detectado concesiones de bares y subarriendos de campos sospechosos, entre otras irregularidades. La Concejalía de Deportes presenta una propuesta de convenio para reorganizar los usos, que incluye el pago de cuotas por los clubes.
| 7 abril, 2017 19.04
Ayuntamiento de Zaragoza y clubes acercan posturas para poner fin al caos en la gestión de los campos de fútbol
Partido de fútbol en el campo municipal de San José.

La Concejalía de Deportes del Ayuntamiento de Zaragoza entrega este viernes a los 28 clubes usuarios de los campos de fútbol municipales una nueva propuesta de pliego de condiciones del convenio para regular la gestión de estas instalaciones municipales. En la actualidad, las infraestructuras deportivas son utilizadas por clubes privados sin que en ningún caso medie relación contractual alguna con el propietario de las mismas, es decir, con el Ayuntamiento, mientras se producen subarriendos de los campos poco claros, concesiones de explotación de los bares de los centros cuando menos sospechosas, y siempre con una ausencia total de control presupuestario y de la gestión por parte municipal, que, por contra, corre con todos los gastos.

Ayuntamiento y clubes siguen manteniendo algunas diferencias respecto al futuro reglamento que ha de regir el uso de los campos de fútbol, sobre todo, en lo que respecta a la solicitud municipal de que los chicos inscritos en los equipos de fútbol figuren como socios de los clubes. Pero han acercado posturas desde un punto de partida totalmente enconado y los responsables municipales esperan alcanzar un acuerdo en breve.

Labor social de los clubes

La inestimable labor social de los clubes de fútbol que se reparten por todos los barrios de Zaragoza, donde promueven la práctica del deporte entre niños y jóvenes y se constituyen en centros de convivencia vecinal, queda ensombrecida por su actividad al frente de las instalaciones municipales. Una gestión opaca de la que el Ayuntamiento carece por completo de información, pese a ser el titular de los centros deportivos.

Las iniciativas vecinales en los distintos barrios zaragozanos para promover el fútbol entre los chavales fue el semillero de los 28 clubes ahora implicados con las infraestructuras municipales.

Las carencias de instalaciones adecuadas les fue llevando a muchos de ellos a acondicionar campos de fútbol y unas mínimas instalaciones en terrenos abandonados, en solares no construidos o en zonas de propiedad municipal sin uso concreto . En general se movían en situación de gran precariedad.

A partir de 2004, el entonces concejal de Deportes Luis Pastor (CHA), dio un potente impulso a la construcción de campos de fútbol municipales en los barrios para que fueran utilizados por estos clubes.

Sin contratos ni compromisos

Inicialmente se suscribieron algunos acuerdos entre el Ayuntamiento y las entidades deportivas. Pero a día de hoy esos contratos están vencidos y en algunos casos hay clubes que han venido utilizando las instalaciones sin documento contractual previo con el Consistorio.

La situación en estos momentos es que no existe relación contractual entre Ayuntamiento y ninguno de los clubes.

Tampoco ninguno de ellos paga por el uso de las instalaciones (apenas cinco entidades abonan la cantidad simbólica de 100 euros anuales) ni por los gastos de funcionamiento, pese a que cada chico inscrito en un equipo de fútbol debe abonar en torno a 300-350 euros por temporada. El Ayuntamiento corre con los gastos de luz, agua, gas, mantenimiento de los campos, resolución de averías, etc.

A esto se añade que el Ayuntamiento desconoce por completo las actividades desarrolladas por los clubes, ni tampoco su estado de cuentas (salvo honrosas excepciones como el club Montercarlo, del barrio de Torrero), ni las tarifas que los inscritos pagan a estas entidades, las cuales, al no incorporar a los chicos o a sus padres y madres como socios, funcionan sin que tampoco exista un control interno de la entidad por parte de quienes nutren sus arcas y sus equipos.

Actuación sin rendir cuentas

Los presidentes de los clubes, que a efectos administrativos y fiscales funcionan como entidades sociales sin ánimo de lucro, oficialmente no cobran por su cargo, y se encargan de contratar colaboradores, entrenadores, etc. sin obligación de rendir cuentas a nadie por su gestión.

Ellos son quienes supervisan, por ejemplo, la concesión de los bares de las instalaciones deportivas, otra fuente importante de ingresos para los clubes. Hay entidades que los arriendan por hasta 50.000 euros anuales y las personas o empresas que los gestionan pueden llegar a recaudar hasta 150.000 euros anuales, según cálculos de la Concejalía de Deportes.

Los bares son adjudicados a veces de forma sospechosa. En un campo de un barrio rural, el bar está regentado por la hija del presidente del club que utiliza las instalaciones. En otro caso, el bar restaurante lo gestiona una empresa de la que era administrador único hasta noviembre de 2016 un exconcejal socialista.

Subarriendos y acciones poco claras

Los responsables municipales de Deportes han podido comprobar también que los clubes ‘titulares’ de los campos de fútbol los subarriendan a otras entidades. Esa práctica no está prohibida expresamente por la normativa municipal, pero se realiza sin ninguna transparencia y sin informar al propietario de las instalaciones.

Cuando los clubes se conviertan en usuarios titulares de los campos de fútbol mediante contrato con el Ayuntamiento, éste asegura que no va a impedir el subarriendo, siempre que se produzca de manera justificada, de forma controlada y con límites en las tarifas. “Lo que no puede ser es que, por ejemplo, el Ajax de Juslibol esté cobrando 2.000 euros al año al club Amistad por la utilización del campo de fútbol de Juslibol”, indicaron fuentes municipales.

También quieren poner freno al pago por parte del Ayuntamiento de facturas poco claras respecto a actividades relacionadas con los clubes. A este respecto, desde la Concejalía ponen como ejemplo una factura pasada el pasado año por el club Santo Domingo Juventud para que el Ayuntamiento sufragara unos trofeos deportivos. La factura la emitía Balón-Sport, tienda del barrio de Las Fuentes que colabora con el citado club, y su cuantía ascendía a 2.992,57 euros (IVA incuido) por un total de 108 trofeos, por lo que cada trofeo se valoraba en 22’90 euros (sin IVA). “Nos parece sospechosamente elevado el coste de esos galardones”, señalaron las citadas fuentes municipales.

La turbiedad, la carencia de regulación y el caos en que se mueve la gestión de los campos de fútbol trae también consecuencias negativas en casos de índole más dramática.

Un jugador se amputó un dedo en un partido la temporada pasada en el campo de fútbol de Casetas, al quedársele atrapado en una valla en mal estado. Cuando el abogado del chaval contactó con el club y luego con el Ayuntamiento para reclamar la documentación sobre la instalación y proceder a la reclamación de indemnizaciones, “no podía creer que no existiera ningún contrato ni documento alguno sobre la gestión y responsabilidades en el funcionamiento del campo de fútbol. Creía que se lo ocultábamos. No obstante, llegamos a un acuerdo y el Consistorio se hizo cargo de la indemnización al lesionado”, relataron portavoces de la Concejalía de Deportes.

Nuevas normas

Para poner coto a este desolador panorama, los responsables municipales de ZeC se han propuesto sacar adelante un pliego de condiciones que regule de manera eficiente la gestión de los campos de fútbol. Entre esas condiciones se contemplan las siguientes cláusulas:

  • Cuotas por la utilización de las instalaciones: 3.000 euros anuales por un campo de fútbol 11 de césped artificial y 1.700 euros anuales por un campo de fútbol 7 de césped artificial
  • Rebajas en las cuotas por obras de mejora de las instalaciones asumidas por los clubes y por la incorporación a los mismos de chicos que no paguen inscripción por falta de recursos
  • Consideración de socios a los inscritos en el club al menos dos temporadas seguidas
  • Cuota máxima por inscripción en un equipo de fútbol de 350 euros anuales
  • Creación de al menos un equipo de fútbol femenino en cada uno de los clubes en el plazo máximo de tres temporadas
  • Utilización de los campos de fútbol por parte de los colegios públicos de los barrios
  • Supervisión municipal y modificación de las concesiones de los bares
  • Normalización de los estados de cuentas de los clubes, con información al Ayuntamiento
  • Las cuentas de explotación negativas serán asumidas por los clubes
  • Mantenimiento por parte de los clubes de los desfibriladores que el Ayuntamiento instale o haya instalado en los campos

Rechazo

La primera propuesta municipal de convenio generó gran polémica y oposición por parte de los clubes afectados, que contaron con el respaldo de grupos políticos de la oposición municipal.

Los responsables de las agrupaciones deportivas han asegurado que con esta iniciativa “el Ayuntamiento nos da el tratamiento de empresas y no de entidades sin ánimo de lucro” y han acusado a los responsables municipales querer imponer su modelo y de generar sospechas sobre el funcionamiento de los clubes, insinuando “que nos mueven otros intereses más allá de la práctica del fútbol base por parte de nuestros hijos”.

También aducen los clubes que el nuevo pliego de condiciones supone un incremento de sus gastos y un descenso de sus ingresos, “por lo que nos veríamos obligados a incrementar las cuotas deportivas o reducir los servicios que prestamos”.

El fin de semana del 1 y 2 de abril las entidades deportivas repartieron panfletos a padres, madres y jugadores con esas críticas a las pretensiones municipales y les reclamaron su apoyo para oponerse a la propuesta de regular mediante convenio el uso de los campos de fútbol.

No obstante, parece que los ánimos están algo más calmados tras la reunión celebrada el pasado martes entre responsables municipales y de los clubes.

La negativa inicial de las entidades deportivas a crear equipos femeninos aduciendo ausencia de demanda parece que se ha suavizado, después de que el Ayuntamiento transigiera con que si en el plazo de tres temporadas no se consigue formar equipo femenino, no se tomarían represalias con la entidad afectada.

También ha habido acercamientos en el tema del mantenimiento de los desfibriladores, en las rebajas en el canon y en el uso de los campos por los colegios.

Las y los socios, principal escollo

El principal escollo entre Concejalía de Deportes y clubes se refiere a la obligatoriedad de considerar como socios a los inscritos dos temporadas seguidas. Lo que es habitual en clubes de otras disciplinas, donde un inscrito se convierte automáticamente en socio, o incluso donde se exige ser socio para participar en competiciones deportivas representando a esa entidad, para los clubes de fútbol de Zaragoza se trata de “una intromisión y una imposición del Ayuntamiento”.

Por su parte, los responsables municipales del área de Deportes consideran que ésta es una condición imprescindible para regular el funcionamiento de los clubes y para democratizar su funcionamiento, dotando de atribuciones a los socios y facilitándoles su intervención en los asuntos internos de la entidad.

Los responsables municipales también se muestran inflexibles en la necesidad de modificar las condiciones de concesión de los bares de los campos de fútbol. Creen que el arrendamiento debe realizarse mediante concurso, con un mínimo de tres ofertas. Además, van a exigir que el proceso lo supervise un funcionario municipal y que el 10% de la cuota por gestión del bar la abone el arrendatario al Ayuntamiento.

Además, se prevé instalar contadores separados en las instalaciones de los bares, para que los arrendatarios corran con el gasto de agua, luz y gas en sus locales, mientras el Consistorio seguirá asumiendo las facturas correspondientes a esos conceptos en el resto de instalaciones (campos de fútbol, vestuarios, etc.).

Concesión demanial

Respecto a los contratos con los clubes para el uso de los campos de fútbol municipales, el Ayuntamiento propone que tengan una duración de diez años, revisables a los seis años y prorrogables de dos en dos años hasta cubrir la década, que se establece como plazo adecuado para llevar adelante un proyecto deportivo.

Las adjudicaciones de las instalaciones a los clubes se realizarían mediante la figura de la concesión demanial, que evita el concurso y se reserva para acuerdos con entidades religiosas, de utilidad pública o fundaciones.

Los responsables municipales consideran que puede aplicarse esta modalidad porque la legislación permite su aplicación excepcional con entidades que desarrollen una labor social. A su entender, los clubes de fútbol realizan esa labor.

Ordenación y seguridad

Desde el Ayuntamiento se insiste en que es imprescindible reordenar y normativizar la explotación de los campos de fútbol y que su propuesta dará mayor seguridad jurídica a los clubes y a sus socios.

Además, aseguran que, pese al establecimiento de cuotas, los clubes no deberán desembolsar más dinero puesto que podrán obtener rebajas mediante las actuaciones de mejora en las instalaciones y la incorporación de chicos con escasos recursos, “eso sí, siempre con actuaciones justificadas, cuantificadas y documentadas, no como ahora”, indicaron fuentes municipales.

La propuesta de convenio será entregada a los clubes este viernes y el martes 11 de abril se celebrará una nueva reunión entre entidades deportivas y Consistorio. Los representantes municipales esperan que en este mes de abril quede encauzado el acuerdo y que la próxima temporada comience con la nueva reglamentación en marcha.

Un ordenamiento que, según el compromiso municipal, se aplicará de forma individualizada con cada club tras debatirlo y adaptarlo una a una con las 28 entidades deportivas implicadas.

7 abril, 2017

Autor/Autora

Periodista en Ten! Zaragoza. @jjberdun


Flickr
Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR