Subportada Movimientos

Aumentan las voces que piden un trasvase del Ebro para la Cuenca del Segura

En un año especialmente seco en todo el Estado español, muchas son las voces en Murcia y Levante que desde medios de comunicación y formaciones políticas apuestan por el trasvase desde la Cuenca del Ebro como solución al déficit de la Cuenca del Segura, la más seca según los datos del Mapama
| 5 julio, 2017 07.07
Aumentan las voces que piden un trasvase del Ebro para la Cuenca del Segura
El Ebro a su paso por Zaragoza este mes de junio. Foto: Pablo Ibáñez (AraInfo).

El Consejero de Agua, Agricultura, Ganadería y Pesca del Gobierno de Murcia, Francisco Jódar, indicaba este lunes, tras una  reunión en la que participaron Partido Popular (PP) y Ciudadanos en Murcia en busca de un Pacto Regional de Agua, que “son necesarios los trasvases, las cesiones de derechos y las interconexiones entre cuencas”.

El incentivo para estas palabras: una situación en la Cuenca del Segura casi insostenible. Sin embargo, la situación en el resto del Estado no es precisamente buena.  El Ministerio de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente (Mapama) hacía público este martes que la reserva hidráulica estatal se sitúa al 52,5% de su capacidad total. Siendo la Cuenca del Segura la que peor índice tiene, con un 25,6% de reserva hidráulica.

Sin embargo, las palabras de Jódar, escenifican también un asunto político. El distanciamiento del PP murciano con el gobierno de Mariano Rajoy. Si Zapatero comenzó un plan de desalinizadoras que no llegaban a suplir todas las carencias murcianas, el Gobierno del Partido Popular no ha sido capaz de implementar ningún plan, y pese a haber defendido a capa y espada el trasvase mientras fue oposición, tras su llegada a Moncloa en 2011, dejaron de reivindicarlo, algo que para muchos agricultores murcianos era imperdonable, a la par que insostenible.

La sequía ha obligado a muchos de estos agricultores a deslocalizar su producción, habiendo desplazado sus campos a las provincias limítrofes de Castilla La Mancha y Andalucía. El presidente de la Comunidad de Regantes del Campo de Cartagena, Manuel Martínez, aseguraba este lunes en declaraciones a los medios que entre el 30% y el 40% de determinados productos hortofrutícolas vendidos en Murcia se producen en otros territorios.

El portavoz adjunto del PP en el Congreso, Teodoro García, murciano él, aseguraba en rueda de prensa en la sede del Partido Popular murciano que “este pacto – en referencia al Pacto Nacional del Agua que quiere impulsar el PP, con apoyo de Ciudadanos  ̶  requiere de infraestructuras que consigan repartir mejor los recursos hídricos y ser más eficientes”, y sin llegar a hablar de trasvase, contemplaba la posibilidad, o al menos la esperanza, de retomar la idea de llevar aguas del Ebro hasta Murcia.

Desde Aragón todo se ve distinto. Para Carmen Martínez Romances, Secretaria General de Chunta Aragonesista (CHA) queda claro que están haciendo, de manera coordinada, toda la presión pública que pueden para lograr un acuerdo sobre un nuevo Plan Hidrológico que impulse los trasvases, advirtiendo que “cuando eso ocurre tenemos que estar prevenidos en Aragón, porque el Ebro ha sido, es y será siempre su objetivo final”.

Martínez Romances asegura que estas declaraciones trasvasistas llegan precisamente en unos momentos de sequía, especialmente grave en la margen derecha del Ebro, “donde se demuestra de manera evidente y objetiva la gran falacia que supone presentar el trasvase del Ebro como la solución a los problemas del agua en Murcia”.

Una sequía en el Ebro que ha obligado a la aportación excepcional de aguas desde los embalses navarros de Itoiz, que comenzó el 1 de junio a socorrer al Ebro, y Alloz, que lo hará a partir del 15 de julio, según ha informado la Confederación Hidrográfica del Ebro.

La escasez de agua en Murcia es un evidente problema crónico, sin embargo, el tan ansiado trasvase no sería más que un parche y una solución insostenible en el tiempo, pues a veces esos ríos, que algunos ven como solución, también sufren los efectos de las sequías.

Debieran también desde Murcia plantearse preguntas sobre porqué las desalinizadoras de Valdelentisco, Águilas y Escombreras producen menos de la mitad del agua potable que pudieran ofrecer y menos de la cuarta parte de la que podrían llegar a producir con ciertas mejoras. Algo que también ocurre con otras desalinizadoras vecinas en Almería y Alicante. Unas preguntas que debieran plantear en ámbitos políticos.

Y habrían de pensar también en un proceso de cambio climático en el que los fenómenos de estiaje en los ríos se van a suceder cada vez con mayor frecuencia, y por lo tanto el trasvase corre el peligro de convertirse en un vago remedio que, de llegar a hacerse, solo funcionaría con intermitencia. Una intermitencia cada vez mayor.

5 julio, 2017

Autor/Autora

Miembro del Consello d'AraInfo. @maconejos


Flickr
Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR