Mundo #RepúblicaCAT

Así está la situación en Catalunya a menos de un mes para las elecciones

A menos de un mes para que llegue el día 21 de diciembre las distintas formaciones van mostrando sus caras. En una situación política totalmente anómala los partidos intentan arañar votos en las que pueden ser las elecciones con mayor participación de la historia de Catalunya.
| 29 noviembre, 2017 20.11
Así está la situación en Catalunya a menos de un mes para las elecciones
Foto: Albert Alexandre

Queda lejos el día en que Mariano Rajoy decretó las elecciones en Catalunya. Concretamente fue el 27 de octubre cuando el presidente del Gobierno español, vía artículo 155 de la Constitución, impuso, según los mentideros presionado por Europa, unos nuevos comicios.

Estas no serán unas elecciones normales. Los partidos españolistas están haciendo esfuerzos para que no lo sean. De la mano de la Junta Electoral, PP, PSOE y Ciutadans están llevando a cabo un fuerte ataque para invalidar todos los movimientos del independentismo. De este modo, la Junta ha prohibido a petición de la formación de Inés Arrimadas, que se utilicen, en TV3, las expresiones “consellers empresonats”, “consellers exiliats”, “Govern a l’exili” o “llista del presidente”.

Así mismo, los miembros de las mesas electorales e interventores no podrán lucir lazos amarillos, el símbolo de quienes piden la libertad de los presos y presas políticas, durante la jornada del 21 de diciembre. Por último, la Junta Electoral ha obligado al Ayuntamiento de Barcelona a descolgar las pancartas que pedían la libertad de quienes están en la cárcel y ha prohibido que las fachadas y fuentes municipales se iluminen de color amarillo en recuerdo de las y los encarcelados.

Obviamente a nadie se le olvida que algunas personas que están incluidas en las listas de las formaciones independentistas siguen en la cárcel, mientras que otras se encuentran en Bruselas para escapar de la represión del Estado español.

A menos de un mes se van configurando las distintas estrategias que cada una de las candidaturas seguirá en estas elecciones que podrían convertirse en las que más participación registren de la historia de Catalunya.

ERC

La formación republicana se mantiene a la espera de que su líder Oriol Junqueras salga de la prisión. El primero de la lista del partido de izquierdas asumió el 28 de noviembre la aplicación del artículo 155 “por imperativo legal”, y después de que su caso, junto con el del resto de miembros del Govern presos, pasara de la Audiencia Nacional al Tribunal Supremo, parece que las posibilidades de que Junqueras viva el día de urnas desde la calle han aumentado.

Todas las encuestas sitúan a ERC como primera fuerza en número de votos, pero en los últimos tiempos el partido se ha deshinchado por el efecto Puigdemont y su candidatura “ciudadana” desde Bruselas.

Junts per Catalunya

¿Ha escondido una vez más sus siglas la antigua Convergencia? En las últimas elecciones la formación entonces dirigida por Artur Mas fue en una lista unitaria con independientes y ERC. En esta ocasión el PDeCAT ha capitalizado toda su fuerza electoral en la figura del president en el exilio. De hecho, tal y como muestra el diseño gráfico de la campaña de la formación, no lo esconden. PDeCAT irá a las elecciones del 21D con el lema “Puigdemont, el nostre president” (Puigdemont, nuestro presidente).

Veremos si esta estrategia personalista sirve al partido para remontar la cuarta posición que todas las encuestas le dan.

CUP

Dentro del independentismo la formación que tiene más problemas para presentarse a estas elecciones impuestas por el Estado español es la Candidatura de Unitat Popular. El grupo anticapitalista debatió largamente si debía o no presentarse a estos comicios y finalmente, por asamblea, así lo decidió.

Del mismo modo, la sintonía con el resto de fuerzas independentistas, no se encuentra en el mejor de los momentos. Pese a que mantiene con ERC y Junts per Catalunya su voluntad de derogar el 155, salvaguardar las instituciones de autogobierno catalanas y poner en libertad a las personalidades encarceladas, discrepa con ERC y el PDeCAT en la desactivación de la vía unilateral como única vía hacia la independencia.

Según todos los sondeos, la CUP perdería fuerza en estas elecciones. De los 10 escaños que obtuvo en 2015 pasaría a poseer 7.

Catalunya en Comú Podem

Tras las tensiones internas, finalmente Podem Catalunya se presentará coaligada con la formación de Ada Colau a estos comicios del 21D. Las encuestas dan a la formación resultados similares a los registrados hace 2 años. Nuevamente el partido se erige como pieza fundamental en el arco político catalán.

Ni el efecto alcaldesa de Barcelona, ni incorporar a Xavier Doménech como cabeza de lista han servido para que Catalunya en Comú Podem genera entusiasmo entre el electorado.

PSC

Si algo quedará demostrado en estas elecciones de 2017 es que el Partido Socialista de Catalunya es la formación más camaleónica que existe en el panorama político catalán y estatal. Miquel Iceta ha conseguido incluir dentro de su partido a personalidades tan variadas como miembros de la plataforma de ultraderecha Sociedad Civil Catalana, como sindicalistas, como al exconseller de la Generalitat Ramón Espadaler famoso por estar en contra de los matrimonios homosexuales.

El mismo Iceta en un acto que sacaría los colores de los miembros difuntos de su partido, visitó el círculo ecuestre de Barcelona -emblema de la burguesía capitalina-, y lo más relevante, fue fuertemente aplaudido.

Es difícil saber si la jugada tendrá éxito. De momento las encuestas sitúan a la formación de derechas en la tercera posición por detrás de Ciutadans.

PP

El Partido Popular en Catalunya tiene una misión en esta campaña electoral, parecer más agresivo que Ciutadans. Gracias a su líder, Xavier García Albiol, la misión parece tarea sencilla. Suyas son ideas como “cerrar TV3 y volverla a abrir con gente normal”, frases como la referida a los presos en la que Albiol dice que “por mucho que se bajen los pantalones, no les vamos a perdonar” o salidas como considerar que “con los independentistas peligran las pensiones”. Más allá de estos dislates, lo cierto es que el PP no tiene programa electoral porque en realidad su programa se está haciendo realidad en estos momentos: la aplicación del 155. Las encuestas también registran esta falta de política en la formación, y no le dan mucho más recorrido que el que llevó a cabo en 2015.

Ciutadans

Todo apunta que el partido de Arrimadas registrará unos grandes resultados en estas elecciones del 21D. Las encuestas señalan que la formación podría obtener 29 escaños, cuatro más que en las elecciones de 2015.

En la misma línea que el Partido Popular, Ciutadans está a gusto con la situación de represión que vive Catalunya. Más cuando sabe que si ganan los partidos independentistas, el Estado seguirá aplicando el artículo 155 hasta que la formación de Albert Rivera acabe en la Generalitat de Catalunya.

Lo más preocupante es que los y las de naranja están instalados en una dinámica preocupante: como más enfrentamiento generan a base de mentir, más votos creen obtener, una ecuación que genera monstruos.

29 noviembre, 2017

Autor/Autora


Flickr
Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR