Movimientos #contraelolvido

Muestran su desacuerdo con la mayoría del Ayuntamiento de Calatayú por no solicitar al Gobierno español el retorno de los restos de personas asesinadas por el franquismo

"Queremos creer que los concejales que se abstuvieron y los que votaron en contra no entendieron bien lo solicitado en la moción presentada por el PSOE, pero lo más seguro es que no lo quisieron entender", señalan desde ARICO y AFPERV
| 29 septiembre, 2018 11.09
Muestran su desacuerdo con la mayoría del Ayuntamiento de Calatayú por no solicitar al Gobierno español el retorno de los restos de personas asesinadas por el franquismo
Valle de los Caídos.

Las asociaciones ARICO Memoria Aragonesa (Asociación por la Recuperación e Investigación y Contra el Olvido) y AFPERV (Asociación de Familiares pro Exhumación de los Republicanos del Valle de los Caídos) han manifestado su “total desacuerdo” con la decisión tomada por la mayoría del Ayuntamiento de Calatayú/Calatayud en el pleno de fecha 24 de septiembre de no solicitar al Gobierno español el retorno de las nueve cajas con restos de vecinos de la localidad asesinados por el golpe militar del 36 que, en el año 1959, se llevaron al Valle de los Caídos sin consentimiento de los familiares. Dicha moción fue rechazada con los votos en contra del PP, PAR y la abstención de Ciudadanos.

“Queremos creer que los concejales que se abstuvieron y los que votaron en contra no entendieron bien lo solicitado en la moción presentada por el PSOE, pero lo más seguro es que no lo quisieron entender”, señalan desde ambas asociaciones.

“La cuestión que se planteaba no era si se puede o no exhumar los restos del Valle, puesto que ya existe una sentencia firme -por cierto, todavía sin ejecutar desde hace dos años y siete meses-, que ordena exhumar, identificar y entregar los restos de los Hermanos Lapeña a su familia. Patrimonio Nacional ha autorizado además la exhumación, recuperación y devolución de otras tres personas a sus descendientes”.

La moción propuesta consistía en que el ayuntamiento de Calatayú solicitara que las cajas con los restos de las personas asesinadas fueran devueltas al cementerio de esta ciudad para ser depositadas en el memorial allí existente, una vez hechas las pruebas de ADN pertinentes a los restos. “Se trata de saldar una deuda histórica. Nadie le ha pedido al Ayuntamiento que solicite exhumación alguna, puesto que las cajas trasladadas de Calatayud serán extraídas sí o sí en cumplimiento de la sentencia judicial del Caso Lapeña”, añaden.

“Las explicaciones, o mejor dicho, la batería de excusas basadas en la interminable lectura de párrafos enteros sacados de contexto de la Ley de Memoria Histórica o de la Ley de Sanidad Mortuoria de la Comunidad de Madrid, ofrecida a la estupefacta audiencia por el concejal de Ciudadanos, Sr. Hueso Navarro, son de sobra conocidas por estas asociaciones”.

“Precisamente por episodios como éste nos vimos obligados en su momento a acudir a la Justicia, que finalmente nos dio la razón en el caso Lapeña. Quizás los representantes de la ciudadanía deberían haberse informado antes, tanto del contenido de la moción, como de los preceptos legales aplicables al Valle de los Caídos. O, simplemente, podrían haber levantado el teléfono y haber hablado con nosotros. Lamentablemente, tampoco se nos permitió a las familias intervenir en el Pleno para contribuir a aclarar ninguno de los términos de la moción”, explican desde las entidades memorialistas.

Y afirman que “se trataba de una petición de retorno de los restos a Calatayud, de que dichos restos no sean reintroducidos en los osarios del Valle una vez finalizado el rescate de los Hermanos Lapeña. No estaríamos por tanto ante una exhumación, sino ante un simple trabajo de recuperación de los restos mortales de nuestros padres y abuelos”.

Desde ambas asociaciones entienden que haber apoyado la moción, presentada a instancias de las familias, “era un tema de voluntad política, de justicia y de sensibilidad para con los asesinados y sus familias, ya que, repetimos, fueron llevados al Valle sin nuestro permiso”.

“Sin embargo, el Ayuntamiento de Calatayud, pese a haber autorizado en 1959 la exhumación y traslado de los restos al Valle, ahora se niega a ayudar a las familias rechazando una moción que permitiría saldar una deuda histórica y reparar mínimamente el daño infringido”, aseveran.

“Tan sólo añadir que, desde Arico y la AFPERV, inasequibles al desaliento, las familias seguiremos reclamando la vuelta de nuestros seres queridos a Calatayud”, concluyen.

29 septiembre, 2018

Autor/Autora


Flickr
Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR