Política

Aragón diagnosticó 118 casos nuevos de infección por VIH durante el 2016

Varón de 38 años. Este es el perfil de los nuevos casos de infección por VIH en la Aragón. En total, durante el 2016 se han registrado 118 nuevos afectados de infección por VIH (en el ejercicio anterior fueron 101), lo que supone una incidencia de 9,1 casos por 100.000 habitantes frente a los 8,6 del territorio estatal.
| 30 noviembre, 2017 13.11
Aragón diagnosticó 118 casos nuevos de infección por VIH durante el 2016

Estos son algunos de los datos que se han puesto sobre la mesa en la reunión de este jueves con motivo del Día Mundial de la Lucha contra el SIDA que se celebra en el Hospital Clínico Universitario de Zaragoza y a la que asiste el consejero de Sanidad, Sebastián Celaya.

Tal y como recuerdan las y los médicos, “la infección por VIH significa que la persona ha estado expuesta al virus, pero no es definitivo que vaya a desarrollar la enfermedad”. “El SIDA es la etapa avanzada de la infección por VIH (…) De hecho, la infección por VIH es un proceso de evolución crónica y transcurren varios años entre la infección y la aparición de enfermedades indicativas de SIDA”, señalan.

Tal y como revela el sistema de información de nuevos casos, el 66% de los nuevos casos afectaba a varones, con una edad media de 37,9 años. La práctica de riesgo más frecuente es la sexual con el 65% de los casos, seguida la infección mediante drogas por vía parenteral (UDVP) con un 7,6%. En un 28% de los casos no se pudo determinar la vía.

“Estos datos constatan que el patrón epidemiológico de transmisión del virus ha cambiado. Mientras que, en el pasado, la transmisión era en usuarios y usuarias de drogas por vía parenteral, en la actualidad el VIH se transmite mayoritariamente por vía sexual. Continúa la tendencia ascendente en la práctica de riesgo homosexual con un incremento del 26% en 2016 respecto a 2015”, afirman desde la Consejería de Sanidad.

Respecto a los casos de SIDA, desde 1985, año en que se implantó el sistema de vigilancia, en Aragón se han notificado 1.805 casos. En el 2016 se declararon 39 casos nuevos (22 casos en 2015), lo que supone una incidencia de 2,9 casos por 100.000 habitantes. En Zaragoza se declararon 30 casos, 5 en Uesca y 4 en Teruel. El 72% de los mismos eran hombres y la mayor parte de los casos (21) se detectaron en la franja de edad de 45 a 59 años.

Es por este motivo que, según la Consejería de Salud, “la promoción del diagnóstico precoz es prioritaria desde la perspectiva de salud pública para obtener beneficios tanto a nivel colectivo, reduciendo la posibilidad de transmisión a otras personas, como a nivel individual disminuyendo la mortalidad de los casos”.

El proyecto “VIH, el gran desconocido”

En este sentido el proyecto realizado entre el Centro de Salud Arrabal y la Unidad de Enfermedades Infecciosas del Hospital Royo Villanova que ha sido premiado por la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria es indispensable. Según el mismo, el 75% de los y las pacientes con infección VIH son de diagnóstico tardío.

A raíz de los resultados de ese estudio, los y las expertas se embarcaron en un nuevo proyecto de investigación para establecer herramientas que les ayuden a lograr detectar cuanto antes esta infección.

Según el estudio, “la mejora de los tratamientos de esta enfermedad infecciosa ha causado una mayor relajación social ante la patología, a pesar de que cuanto más tarde se detecte la infección, más empeora el pronóstico del paciente, se incrementan los costes sanitarios, aumenta la morbimortalidad y más se permite que continúe la transmisión del virus”.

La doctora Eva Lacort, residente de cuarto año de Medicina Familiar y Comunitaria del Centro de Salud Arrabal, cuenta que de ese 75% de pacientes de VIH en los que hubo diagnóstico tardío, en tres de cada cuatro casos la persona usuaria había recibido atención sanitaria por otras enfermedades, como herpes zoster, otra infección de transmisión sexual o adenopatías generalizadas.

“Estas enfermedades no tienen por qué conllevar siempre la infección de VIH, pero sí suele haber una asociación significativa”, señala Lancort. Por ello, las y los autores del proyecto de investigación titulado “VIH, el gran desconocido” plantean ahora crear alertas en el sistema informático de cada consulta de Medicina de Familia que sirvan para indicar la prueba diagnóstica de VIH si llega un o una paciente con esos problemas.

Según Lacort, “las generaciones de médicos jóvenes no tienen tanta conciencia del problema de VIH como aquellas que vivieron el inicio de la enfermedad”. “Cada año se diagnostican 3.300 casos nuevos de VIH en España (alrededor de 100 en Aragón) y la posibilidad de mejorar notalmente el pronóstico si hay un diagnóstico precoz hace saltar las alarmas entre los sanitarios”, añade.

30 noviembre, 2017

Autor/Autora


Flickr
Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR