PORTADA Ecología

Apudepa: “Victorino Alonso fue quién dio la orden de destruir la gran Cueva de Chaves”

“Desde la primavera del 2007 que supimos del desastre de la destrucción de la Cueva de Chaves, que forma parte del coto de caza de Bastarás en Uesca, no hemos parado de recabar información y hemos ejercido de forma sistemática la acusación particular en cuantas testificales ha tenido lugar en el juzgado nº 3 de...
| 29 enero, 2014 08.01
Cuevas de Chaves.

Cuevas de Chaves.

“Desde la primavera del 2007 que supimos del desastre de la destrucción de la Cueva de Chaves, que forma parte del coto de caza de Bastarás en Uesca, no hemos parado de recabar información y hemos ejercido de forma sistemática la acusación particular en cuantas testificales ha tenido lugar en el juzgado nº 3 de la capital altoaragonesa”, señala Apudepa en una nota de prensa. Este lunes, actuó como testigo un antiguo trabajador de la empresa Fimbas, Alejandro Millet, “y gracias a sus declaraciones estamos, por fin, más cerca de la verdad y eso es una buena noticia para Aragón”, añade la nota.

“El antiguo trabajador de Fimbas, acompañado de documentación y dando prueba fehaciente de lo que decía, ha dejado claro que el imputado Victorino Alonso, empresario vinculado al carbón y a otras muchas actividades, era el único jefe y patrón de todos los negocios en la finca del coto de Bastarás. Todas las órdenes las daba él y su presencia en el coto era mucho más frecuente de lo que hasta ahora sabíamos por cuanto sus estancias eran cuando menos mensuales y se prolongaban varios días, supervisando el coto y las numerosísimas obras medioambientales que se fueron haciendo, sin los permisos oportunos, en la primera década del siglo XXI”, asevera la nota de Apudepa.

Para Apudepa, por la declaración de Millet, “ha quedado claro que Alonso, también como dueño de la empresa Ferpi, ordenaba el traslado de las maquinaria pesada, utilizada en el aeropuerto de Monflorite, al coto de Bastarás y que fue el directamente quién dio la orden actuar masivamente en la gran Cueva de Chaves, suponiendo el trabajo ordenado la destrucción absoluta del gran yacimiento del neolítico ibérico”, el segundo de mayor importancia en el Estado español. “Hemos sabido que la intervención en la cueva no se hizo en un solo día ni por una sola persona sino que intervinieron al menos cuatro o cinco profesionales y potentísimas máquinas. La orden que dio Alonso al palista fue que los materiales removidos, todos con restos arqueológicos del neolítico, fueran a parar a un barranco para actuar de dique”, apostilla la asociación.

En este sentido Apudepa “se felicita de que gracias al procedimiento judicial, que tan intensamente está impulsando, vaya surgiendo la verdad en relación con un caso tan importante relativo al patrimonio cultural aragonés”.

29 enero, 2014

Autor/Autora


Flickr
Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR