Altavoz

Antidisturbios y operaciones especiales para un público infantil

| 24 mayo, 2018 16.05
Antidisturbios y operaciones especiales para un público infantil

Este miércoles 3.000 escolares asistieron a la exhibición de las Unidades de la Policía Nacional en el Pabellón Príncipe Felipe, dentro de una jornada impulsada por el Plan Director para la Convivencia y Mejora de la Seguridad en los Centros Educativos y sus Entornos.

Este Plan tiene como objetivo fundamental impartir charlas en los centros educativos facilitando consejos preventivos sobre “riesgos de Internet, drogas y alcohol, acoso escolar, violencia género y bandas juveniles”. Además, organizan actividades para dar a conocer la “labor diaria de la policía”, y entre estas actividades se debería enmarcar la exhibición de Zaragoza, pese a que muchas de las unidades que aparecieron tienen una actividad más bien ocasional.

Impulsada por la Policía Nacional en Zaragoza la jornada trajo hasta el Pabellón Príncipe Felipe a diversas unidades de la élite policial, para una exhibición que se alejó de los procesos educativos para adentrarse plenamente en los terrenos de la represión.

Dos unidades antidisturbios, UIP y UGR; una unidad de operaciones tácticas, casi militarizadas, como son los GOES; otra unidad de desactivación de explosivos, TEDAX; unidades caninas para la búsqueda de drogas; caballería y la SAC, una unidad especialista en analizar la conducta criminal, fueron los protagonistas de la exhibición.

Con este cuadro la jornada se apartaba del supuesto objetivo preventivo, para convertirse en una especie de demostración de fuerza, que en nada atañe a la infancia. En la muestra actuaron los cuerpos antidisturbios, se desactivaron falsos explosivos y se persiguió el crimen organizado para que 3.000 niños y niñas de entre 6 y 12 años pudieran verlo. Como si fuera lo habitual. El día a día de la policía.

A algunos nos genera estupor que la manera de acercarse de la policía a la infancia sea mediante la representación de actuaciones represivas, a través del uso de violencia, o mostrando operaciones que muy difícilmente puedan llegar a ver fuera de una pantalla de televisión.

Bastante mala suerte tendrán si un día ejerciendo el legítimo derecho a la protesta vuelven a ver la actuación de los cuerpos de antidisturbios, esta vez de frente a frente. Peor será si lo que ven volar son esas las pelotas de goma que en algunos territorios han sido prohibidas tras haber mutilado a decenas de personas y que este miércoles pudieron presenciar.

Exhibiciones como esta solo pueden tener dos objetivos: alardear del ejercicio de la fuerza que tienen las Fuerzas de Seguridad del Estado, como único ente que monopoliza la violencia, o bien, y lo que es peor, meter el miedo en el cuerpo a niños y niñas desde temprana edad.

Claro, que para infundir terror bien podrían haber escenificado una carga contra gente sentada y desarmada, como las que hemos presenciado alguna vez, haber encorrido a un mantero que trata de ganarse la vida por las gradas del pabellón, o simular el desahucio de una pareja de jubilados que no podían pagar su hipoteca. El efecto hubiera sido mayor.

La de este miércoles era la primera edición de una jornada que la policía ha hecho coincidir con el final del curso académico. Muchos esperamos que sea la última, porque consideramos que este tipo de espectáculos jamás deberían ser vistos por la infancia, ni de forma simulada, ni de forma real.

24 mayo, 2018

Autor/Autora

Integrante del Consello d'AraInfo. @maconejos


Flickr
Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR