Ecología #minasdepotasa

Abundantes alegaciones contra el nuevo texto de Mina Muga

El proyecto minero que pretende llevar a cabo Geoalcali en las altas Cinco Villas ya hubo de ser modificado debido a la más de 400 alegaciones presentadas y a los informes desfavorables de la Confederación Hidrográfica del Ebro y el Instituto Geológico Minero Español, lo que obligó a la empresa a redactar un texto refundido, que vuelve a generar temor por sus numerosas afecciones
| 26 octubre, 2017 07.10
Abundantes alegaciones contra el nuevo texto de Mina Muga
Pintadas en contra de Mina Muga en Undués de Lerda.

El proyecto Mina Muga, que pretende la explotación de potasa entre las localidades zaragozanas de Undués de Lerda y Urriés y las navarras Sangüesa y Javier, continúa pendiente de aprobación debido a las numerosas irregularidades que fueron encontradas en el proyecto original, siendo objeto de informes desfavorables tanto de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE), el Instituto Geográfico Nacional (IGN) como del máximo organismo en cuestión minera, el Instituto Geológico Minero Español (IGME).

Las numerosas afecciones y especialmente lo vago del primer proyecto presentado por Geoalcali, obligaron a que fuera solicitado por parte del Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (MAPAMA) un texto refundido en el que se tuvieran en cuenta todas las recomendaciones de los organismos -IGN, IGME y CHE- así como algunas de las presentadas en las más de 400 alegaciones que recibió el proyecto en 2015.

El texto refundido presentado por Geoalcali, lejos de alejar las dudas sobre la seguridad del proyecto las ha vuelto a poner encima de la mesa, en algunos casos con mayor gravedad, como es el caso del casco urbano de Undués de Lerda, que en el proyecto inicial veía respetado su subsuelo por una zona de seguridad, mientras que en el texto refundido la empresa pretende oradar y crear galerías bajo el casco histórico de la localidad cincovillesa.

Izquierda Unida Aragón y Chunta Aragonesista en contra

Izquierda Unida Aragón ha manifestado su adhesión a las alegaciones presentadas por la Plataforma ‘No a las minas de potasa’ al nuevo proyecto de explotación de la Mina Muga que se pretende desarrollar en la zona limítrofe entre Aragón y Nafarroa.

“Geoalcali ha tenido que reconocer (…) los hundimientos, las afecciones a las aguas, la sismicidad activa en la zona, el peligro por los terremotos, aunque ha contestado de forma contraria a los organismos públicos , negándoles información o infravalorando sus denuncias de forma interesada”, explica el Coordinador General de IU Aragón, Álvaro Sanz, para detallar que aunque el promotor ha reconocido que la peligrosidad sísmica es más del doble de la que defendía públicamente como correcta, sigue sin evaluar la peligrosidad sísmica real en la zona y resuelve el problema diciendo que no ha encontrado evidencias en su estudio, cuando el IGME requiere un estudio monográfico sobre esto que la empresa no ha realizado.

Algo similar ocurre con los hundimientos, Geoalcali dice desconocer los datos para poder evaluarlos, mientras que el IGME los califica como “inadmisibles”.

Un aspecto a destacar en el nuevo proyecto es que ahora, a diferencia de lo que decían en su proyecto previo de que les sobraría agua, necesitan un suministro para la mina que dependerá del Canal de Bardenas. Y sobre esto la empresa dice que no ha recibido informes desfavorables de la CHE. “Algo que nos sorprende habida cuenta de los bombeos, las afecciones a los ríos de la zona -Onsella y Aragón- y a Yesa, y la contaminación de la zona”, apunta Álvaro Sanz.

Por su parte, Patricia Luquin, portavoz parlamentaria en las Cortes de Aragón ha recordado la reiterada negativa del Gobierno aragonés de facilitar información y documentación sobre este proyecto, por lo que IU llegó incluso a presentar una queja ante la Mesa de las Cortes. La diputada también lamenta la ausencia de un debate técnico, transparente, riguroso y coherente sobre este proyecto en el que se escuchen todas las voces las a favor y las en contra, advirtiendo que lo mejor para “un proyecto de tal magnitud, que genera serias dudas, es que se aborde con absoluta transparencia, toda la información y la participación”.

Chunta Aragonesista ha remitido también alegaciones al proyecto que ha sido remitidas por David Félez, en su condición de Coordinador del Rolde de Medio Ambiente de CHA, con el objetivo de que “el órgano ambiental emita una Declaración de Impacto Ambiental desfavorable al mismo”.

Para Chunta Aragonesista, el proyecto se define como “incompatible con la seguridad y desarrollo de las Altas Cinco Villas y la Comarca de Sangüesa, por los graves problemas de hundimientos y sismicidad, por las afecciones al embalse de Yesa, por los impactos generados”. Siguen sin resolverse los problemas de la zona y se muestra, a juicio de CHA, incompatible e inviable económica, técnica y ambientalmente.

15.000 folios en 30 días

Geoalcali parece haber optado como defensa a nuevas alegaciones por el volumen físico del proyecto. Si el original rondó los 6.000 folios, el texto refundido ha superado los 15.000, algo que se denunció públicamente por la Plataforma “No a las Minas de Potasa”, pues suponía el mínimo plazo exigible por la ley que aplica el mismo criterio a la construcción de una granja que de una mina de estas proporciones.

El volumen de información juega a favor del promotor, pues se hace casi imposible evaluar todo ese volumen en un plazo tan corto. Sin embargo, el volumen a veces no es sinónimo de calidad, y este parece ser el caso.

El documento solicitado por la administración pública indica que el refundido “tiene un fin clarificador, siendo su objetivo último facilitar la tramitación del Estudio de Impacto Ambiental y evitar errores derivados de la coexistencia de diferentes adendas, informes, etc., dentro del mismo expediente”.

La plataforma denuncia en sus alegaciones que este requerimiento no sólo no se ha cumplido, si no que se vuelve a presentar un documento con incongruencias entre unos y otros apartados, y siendo las referencias a los anexos en ocasiones incorrectas -lo indicado que satisface un determinado anexo, luego no está en él-, siendo estos mismos anexos “una amalgama incongruente de informes con resultados dispares, contradictorios como lo es el caso del anexo de subsidencia”.

Nuevo texto, mismos riesgos

Sustrai Erakuntza advierte en sus alegaciones, que en este texto refundido, “Geoalcali ha tenido que reconocer algunos de los riesgos que entraña Mina Muga, como son los hundimientos, las afecciones a las aguas, la sismicidad activa en la zona, el peligro por terremotos, y sin embargo ha contestado de forma contraria a los organismos públicos, negando o infravalorando sus denuncias de forma interesada”.

Aun así, la explotación de potasas traería consigo hundimientos y subsidencias, sismicidad, contaminación de aguas, afecciones al tráfico – hasta 1 camión por minuto transitando por la carretera de Javier-, afecciones a las aguas de los ríos Onsella y Aragón, así como al embalse de Yesa y una enorme montaña de sal y residuos que pese a las promesas de la empresa de ser utilizada para rellenar la explotación, sería visible durante años, con el peligro constante de escorrentías salinas. Muchas de estas afecciones no son negadas por Geoalcali, sino que son simplemente infravaloradas.

26 octubre, 2017

Autor/Autora

Miembro del Consello d'AraInfo. @maconejos


Flickr
Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR