Movimientos #ViolenciasMachistas

Abogadas y juezas denuncian que ni las normas jurídicas ni el derecho penal se ajustan al principio de igualdad

Zita Hernández, Rosa Fernández y Susana Barca han incidido en la mesa redonda “Medidas legislativas para erradicar las violencias machistas de nuestra sociedad”, en que hay que formar en perspectiva de género a los propios profesionales de la Justicia
| 21 noviembre, 2018 10.11
Abogadas y juezas denuncian que ni las normas jurídicas ni el derecho penal se ajustan al principio de igualdad
Ana Gaspar (Ayuntamiento Zaragoza), Susana Barca, Marta Garú (moderadora), Rosa Fernández y Zita Hernández. Foto: Maas Zoom Comunicación.

Tres profesionales del Derecho especializadas en la violencia machista han destacado en la mesa redonda “Medidas legislativas para erradicar las violencias machistas de nuestra sociedad” que los casos de agresiones por sus parejas son solo una de las manifestaciones de las múltiples violencias que sufren las mujeres por el hecho de serlo, y han recalcado dos necesidades: contemplarlas todas y educar en igualdad a toda la sociedad, y en particular a los y las abogadas y juezas.

Esta mesa redonda ha reunido a Rosa Fernández, abogada de los servicios de violencia del Colegio de Abogados de Zaragoza; Zita Hernández, secretaria de la Asociación de Mujeres Juezas del Estado español, y Susana Barca, coordinadora del Servicio de Atención a la Mujer del Colegio de Abogados de Zaragoza.

El acto se ha organizado por la Asociación de Periodistas y el Ayuntamiento de Zaragoza dentro de las actividades con motivo del Día Internacional para la Eliminación de la Violencia Contra las Mujeres, continuando la colaboración comenzada en 2016 con las primeras Jornadas sobre “Información y Violencia Machista”.

“Las normas jurídicas tienen sexo”

La abogada Rosa Fernández ha destacado que la violencia machista “no son sucesos aislados, es una conducta bastante generalizada; más o menos grave, pero que tiene que ver con la construcción cultural de los estereotipos de hombres y mujeres” y así ha resaltado que las normas jurídicas “tienen sexo” y su regulación y aplicación “no han sido propicios a la igualdad y en el Derecho Penal, menos todavía”, con ejemplos como que solo en 1989 se cambió la calificación de delitos “contra la honestidad” por la de “contra la libertad sexual”.

Fernández ha incidido en que las leyes han cambiado, pero que “los poderes públicos no han asumido que la causa de la violencia es la desigualdad” ya que en el Estado español hay aún “poca sensibilidad hacia los malos tratos” y falta una reflexión sobre “el maltrato de baja intensidad”, que “disculpan tanto los hombres como las propias mujeres” e incluso los propios operadores jurídicos “porque bebemos los mismos vientos que el resto de la sociedad”.

Por ello, Rosa Fernández ha recalcado la necesidad de que los profesionales se formen en perspectiva de género “que no es otra forma de ver las cosas, es un mandato constitucional”; pero ante todo ha incidido en que “ni la aplicación más exquisita de la Ley va a resolver la violencia de género”, sino que es una responsabilidad de toda la población, para dejar de pensar “que la falta de respeto en una pareja es un problema interno”. Así ha concluido que “solo una educación muy cuidadosa en términos de igualdad desde la infancia” puede acabar con este problema.

“Dos o tres casos todos los días”

Por su parte, la letrada Susana Barca, ha centrado su intervención en explicar la atención que se presta a las víctimas desde el Colegio de Abogados de Zaragoza, destacando que es más amplio que el que garantiza la Ley estatal, ya que la norma aragonesa también concede asistencia gratuita y acompañamiento a las mujeres víctimas de otros delitos, como agresión sexual, trata o violencia familiar.

Barca ha aportado el dato de que se atienden en los juzgados de todas las comarcas del Valle del Ebro, con abogados que han superado un curso específico de formación, una media de dos o tres casos al día aunque la mayoría de delitos no son graves: amenazas, lesiones leves, injurias… y ha destacado la importancia de esta labor señalando que “somos las primeras personas que escuchan el relato de las víctimas y conocemos los problemas a nivel jurídico, social… que se encuentran en su camino”.

Además de explicar su papel en las denuncias, juicios y la imposición de medidas de protección, Barca se ha referido a las novedades que incluye el reciente Pacto de Estado, señalando mejoras como que no se obliga a la víctima a denunciar para acceder a medidas como la movilidad geográfica.

“Un ánimo de dominación a la mujer”

La jueza Zita Hernández también ha destacado que la ley no es la solución a la violencia machista “y menos la penal, que siempre se aplica después” y ha resaltado que lo que se suele entender por es solo una de las múltiples “violencias que recaen sobre la mujer por el simple hecho de serlo”.

La jueza ha explicado que esta norma, de 2004, no contempla más que casos muy concretos de lesiones y coacciones “que clamaban a gritos una solución”, condenando con más pena si los realiza el hombre sobre su pareja, y ha señalado que solo con la aplicación en 2015 del Convenio de Estambul, se ha fijado como obligación del Estado atajar todas las violencias machistas, aunque ha criticado que no se está haciendo todavía lo que se debe al dejar fuera situaciones como el sexting, la mutilación genital o la trata. Zita Hernández ha llamado “a cambiar el concepto de violencia de género y plasmarlo en sentencias” incluyendo todos los delitos en los que existe “un ánimo de dominación de la mujer”.

“No hay un solo tema en sus oposiciones dedicado al principio de igualdad”

Aunque ha considerado que el Poder Judicial está empezando a despertar, con ejemplos como que el Consejo General del Poder Judicial acaba de publicar una guía en la que se refiere por primera vez al “maltrato institucional” y llama a cuidar a las víctimas, la jueza ha señalado que “si no nos formamos no conocemos y los jueces carecen de base. No hay un solo tema en sus oposiciones dedicado al principio de igualdad”.

“No hay ámbitos en esta vida que no sean machistas” ha asegurado Zita Hernández, que ha reconocido que ella misma “no entendía” en sus primeros casos a las víctimas de malos tratos “y me ha costado formarme”, por lo que es preciso “comprender las situaciones de desigualdad y que el maltrato viene de una situación de discriminación para evitar que con nuestro comportamiento se sigan perpetuando”.

En este sentido la jueza ha destacado que las leyes territoriales, como la aragonesa “están a años luz” de la estatal y ha pedido una ley estatal verdaderamente integral y con presupuesto, aunque ha señalado que ya se pueden hacer “cambios en el ámbito de la judicatura, que parten del trato a la víctima, acabando con la dependencia de la denuncia y la falsa aplicación del principio de la prueba, que no tiene nada que ver”.

21 noviembre, 2018

Autor/Autora


Flickr
Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR