Deportes

Preservar la integridad muscular, la clave para no sufrir daños en las carreras de alta montaña

Un estudio de la Universidad de Zaragoza asegura que la deshidratación y la pérdida de la fuerza extensora muscular son las primeras consecuencias del impacto de una carrera en alta montaña, once veces superior que un partido de baloncesto o el triple que un maratón
| 19 enero, 2018 07.01
Preservar la integridad muscular, la clave para no sufrir daños en las carreras de alta montaña
Foto: Cano FotoSport

Si entre el torrente de buenos propósitos de año nuevo se incluye correr una carrera de alta montaña, más vale pensárselo dos veces. Y no solo por el cansancio, las horas de entrenamiento o el gasto en zapatillas. Correr largas distancias tiene consecuencias para el organismo, especialmente para la integridad muscular, sobre todo si no se está adecuadamente preparada o preparado.

Así lo demuestran los primeros resultados del estudio realizado por el grupo de investigación “Entrenamiento físico y rendimiento deportivo” (ENFYRED) de la Universidad de Zaragoza y con la colaboración del Centro de Medicina del Deporte del Gobierno de Aragón.

Para llevar a cabo este estudio, el pasado octubre, veinte corredores fueron analizados antes y después de la quinta Ultra Trail Guara Somontano, una de las carreras de alta montaña más importantes del Estado español, en la localidad oscense de Alquezra (Alquézar). Sus 102 kilómetros y 6.000 metros de desnivel positivo recorridos en tan solo un día, han servido al grupo de investigación, liderado por el Doctor en ciencias del deporte y la salud Carlos Castellar, para medir el impacto fisiológico que producen este tipo de pruebas sobre los deportistas.

La primera e inquietante consecuencia que han arrojado estos diferentes marcadores hematológicos y bioquímicos recogidos, es que los corredores perdieron un 2,62% del peso corporal, debido principalmente a la deshidratación, a pesar de haber bebido un promedio de 10,3 litros de líquido (entre agua y bebidas isotónicas). Unos valores que debido a las suaves temperaturas, 14,1º C de media, no supusieron un problema de mayor calado como daños renales al obligar a los riñones a filtrar la sangre más espesa.

Y es que estamos hablando de pruebas deportivas que exigen un elevado nivel de preparación por el alto impacto que suponen. De hecho, “en comparación con otros estudios en diferentes disciplinas deportivas, la prueba de ultra trail analizada obtuvo valores de CK al finalizar 11 veces superiores a los de un partido de baloncesto, 6 veces más altos que tras un triatlón de larga distancia (1,8+90+21 km) y 3 veces y media más elevados que tras una maratón (42 km) sobre asfalto”, explica el doctor Castellar.

Asimismo, los corredores perdieron casi un 30% de la fuerza extensora de la musculatura del cuádriceps, pasando de saltar 26 cm a 18 cm. Es decir, serían incapaces de superar la altura de un bordillo convencional de acera.

Prevenir riesgos: preparación física adecuada y estudios metabólicos

Y es que, a pesar de que practicar este deporte es muy saludable, según un estudio avalado por la Sociedad Española de Medicina del Deporte, nueve de cada diez runners españoles no se preparan adecuadamente y tres de cada cuatro nunca se han hecho una prueba de esfuerzo. Sin duda, las consecuencias son directas: seis de cada diez corredores españoles sufre problemas de salud, incluidas muertes súbitas.

“Nuestro objetivo ahora es concienciar sobre la importancia de un estudio metabólico y una preparación física adecuada previos para evitar estos riesgos”, comenta Iván Nasser, responsable del centro médico Nasser especializado en alto rendimiento desde hace más de treinta años y responsable de los servicios médicos y rehabilitación de la Real Federación Española de Deportes de Invierno (RFEDI SPAINSNOW).

Y es que “muchos runners trabajan la fortaleza y la resistencia, pero se olvidan de mejorar la fuerza específica y el trabajo sobre prevención de lesiones. Por eso es necesario desarrollar entrenamientos que ayuden a mejorar la técnica y trabajar la fuerza minimizando el impacto articular para que haya una larga vida deportiva”, explica Nasser.

El daño a largo plazo

Mientras, el doctor Castellar se plantea nuevas investigaciones sobre el daño crónico de estas pruebas de alta montaña, para determinar así el grado de recuperación del tejido muscular en los días y semanas posteriores, y de esta manera orientar al deportista de su grado de recuperación mínimo necesario antes de afrontar nuevos entrenamientos exigentes u otras competiciones de larga distancia por montaña.

19 enero, 2018

Autor/Autora


Flickr
Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR