Mundo #refugiados

El ministerio de Interior comienza las deportaciones de saharauis a Argelia

Actualmente, quedan 37 personas recluidas en la sala de Inadmisiones y Asilo de la terminal 3 del aeropuerto Adolfo Suárez- Madrid Barajas. El pasado lunes decidieron declararse en huelga de hambre debido a los pésimos tratos recibidos.
| 31 agosto, 2017 15.08
El ministerio de Interior comienza las deportaciones de saharauis a Argelia

El Gobierno español ha empezado a deportar los jóvenes procedentes del Sahara que permanecían a la espera de protección política en la sala de Inadmisiones y Asilo de la Terminal T3 del Aeropuerto de Adolfo Suárez Madrid-Barajas. Decenas de ellos, decidieron comenzar esta semana una huelga de hambre debido a la precaria situación por la que están siendo obligados a pasar.

Mohamed Boumrah, el cual todavía permanece a la espera de una respuesta en el aeropuerto, informa que las deportaciones comenzaron el pasado miércoles por la mañana en vuelos de la compañía Iberia. Saad Azman, el cual obtuvo la solicitud de asilo el miércoles por la tarde, advierte de que 8 personas han sido deportadas este jueves y la semana pasada 11. De más del medio centenar de personas que esperaba en la T3 de Madrid- Barajas, solo 22 han conseguido asilo, entre ellos, tan solo 8 saharauis. La mayoría proceden de Palestina, Congo y Senegal, según cuenta Azman. Actualmente quedan 37 personas sin conocer cuál será su destino.

Para lograr la protección política, los jóvenes han de pasar por dos entrevistas, realizadas en el mismo recinto, tras las que se decidirá si podrán disponer de asilo. Según cuenta Mohamed Boumrah, las declaraciones escritas no se corresponden con el grueso del testimonio de los jóvenes. “Las traducciones están hechas por palestinos y marroquíes y nosotros hablamos hasaní. La mitad de lo que se dice no está puesto. Si sé hablar español perfectamente, déjame que hable yo mismo”, declara. Además, informan que sólo se les ha proporcionado abogados de oficio, sin que pudieran recurrir a los procedentes de ONGs o contratados por familias en el Estado español.

Ambos denuncian la precaria situación por la que están pasando.”Nos quitaron los teléfonos móviles. Nos dejan salir a un patio media hora para tomar un poco el aire y luego nos vuelven a meter a la sala. Hay gente enferma. Si vas al médico, vas con 5 o 4 policías, parece que hayas matado a alguien”, cuenta Boumrah. En cuanto al trato, Azman advierte de que “la comida no era halal. No respeta nuestras creencias ni costumbres. Era pésima”.

“Hemos venido en una situación mala, pero no creemos que sea justo que denieguen a tantas personas. Queremos ir a ver a nuestro abogado. Solo queremos entrar legalmente, no queremos otra cosa. Llevamos 45 años en Tinduf. No tenemos derechos. Solo queremos trabajar, hacer algo para nuestro pueblo y para nuestra familia”, afirma Boumrah.

Los dos jóvenes saharuis han relatado que hasta la T3 se ha desplazado esta mañana el Defensor del Pueblo. Asimismo, informan que organizaciones como  SOS Racismo, Red Solidaria de Acogida y Caravana Abriendo Fronteras o la Plataforma de Apoyo al Pueblo Saharaui, entre otras, han mostrado su apoyo a los jóvenes.

 

 

31 agosto, 2017

Autor/Autora


Flickr
Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR