Movimientos #Biscarrués

El embalse de Biscarrués reduciría el 60% el tramo navegable del río Gálligo

La asociación Gállego Activo denuncia que este proyecto hace inviable el mantenimiento de las empresas de aguas bravas, una actividad estable y sostenible que repercute en la economía turística hasta 100 km a la redonda
| 28 junio, 2017 17.06

Tras la reciente publicación del proyecto de embalse de Biscarrués la asociación de empresas de aguas bravas de Morillo de Gálligo ha estudiado las afecciones directas que supone para el tramo navegable del río Gálligo y ha determinado que el pantano supondrá el cese total de la labor empresarial. Esto se debe a que dicho tramo se reduce en un 60% haciendo inviable el mantenimiento de cualquiera de las empresas.

La infraestructura que se plantea es una infraestructura para regular las crecidas del río con una cota de llenado máximo de 457 (capacidad de 51hm3) y cuota de aliviadero de 452, de 36,3 hectómetros cúbicos. La asociación altoaragonesa ha recordado que este proyecto no cumple con el Pacto del Agua ni con el anteproyecto que contemplan un pantano de 35hm3 a fin de no inundar el pueblo de Erés y supuestamente minimizar la afección a las actividades de aventura en el Rio Gálligo.

Para la práctica del Rafting en el río Gálligo existen principalmente dos tramos: el tramo alto desde la Central de Carcavilla hasta la Playa de Morillo (7 Km) y el tramo bajo desde la Playa de Morillo hasta Santolaria (8 Km). La cuota máxima de avenida extrema o los mapas de expropiaciones llegan hasta el final del paso del Embudo quedando todo el tramo bajo de Morillo a Santolaria y la mitad del tramo alto de Carcavilla a Murillo de Gálligo inhabilitados.

El rafting practicado en esta zona tiene un nivel técnico bajo lo que lo hacen idóneo para grupos de familias, escolares, actividades de kayak y de iniciación. Concretamente, el tramo de Rafting entre la Central de Carcavilla hasta la Playa de Morillo son 7 kilómetros, de los cuales 3 se ven inundados por la cola del pantano, de un nivel técnico superior al anterior lo que imposibilita su descenso a los grupos que recorren el tramo bajo. Para la asociación Gállego Activo “no tener una alternativa para este tipo de cliente junto con el acortamiento del tramo técnico nos posicionaría en clara desventaja frente a otros destinos turísticos de aguas bravas como la Noguera Pallaresa en Cataluña”.

Repercusiones económicas en la zona

“La desaparición del negocio de las aguas bravas supone la destrucción de unos de los pilares más importantes para el turismo de aventura y naturaleza en Aragón. El río Gálligo y sus aguas bravas representan un destino turístico asentado y único” ha añadido. Además, consideran que es un complemento turístico imprescindible para el negocio del ski.

La asociación ha denunciado que las empresas de turismo activo no aparecen en el listado de afectados: “Imputar correctamente las afecciones reales y prever medidas compensatorias para la economía de la zona convertiría el precio del agua en inasumible para los beneficiarios. Reclamamos pues un estudio real y pormenorizado de costes que previsiblemente incrementarían el coste del pantano a cifras que lo harían inviable”.

Los pantanos no permiten el desarrollo de actividades económicas

De esta forma, Gállego Activo desmiente que la lámina de agua resultante pueda ser útil para el desarrollo de actividades alternativas como se viene demostrando por la total ausencia de actividad en el pantano de la Peña a 10 km del municipio de Morillo de Gálligo y que cuenta ya con 100 años de antigüedad sin que ninguna empresa se sirva de sus aguas para desarrollar actividades lúdicas.

A lo largo de estos últimos 25 años las empresas de aguas bravas de la zona han logrado crear un empleo estable y de calidad, lo cual repercute en la economía turistica hasta 100km a la redonda. Las inversiones privadas han empujado de manera sostenible sin repercusión negativa sobre la naturaleza y es un referente nacional de las aguas bravas casi al mismo nivel que Sort, en Catalunya, que ha crecido gracias al fuerte apoyo público tanto a nivel de inversión como a nivel de regulación de los caudales.

Así, la asociación altoaragonesa considera que el Rio Gálligo es una joya al natural que cualquier autonomía o país desearía y, por ello, rechaza el embalse de Biscarrués: “No se pueden construir el hipotético desarrollo de una economía destruyendo el presente y el futuro de otra”.

28 junio, 2017

Autor/Autora


Flickr
Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR